*

A un año de la derrota del kirchnerismo -de la cual los radicales fuimos protagonistas, anteponiendo los intereses del país por sobre cualquier otro- y la asunción como presidente de la Nación de Mauricio Macri, parece un buen momento para hacer un somero análisis de lo hasta aquí sucedido. En primer término, y quizás lo más importante, se logró desplazar al populismo del Gobierno. Fue un año muy difícil; el kirchnerismo dejó tierra arrasada a su paso, y una pesada herencia. Hasta aquí estamos todos de acuerdo. Por esto no queremos en nuestro partido a kirchneristas o a agentes kirchneristas que durante estos doce años nada dijeron del marasmo en el cual vivía el país. Y porqué el título de que "Cambiemos necesita más radicalismo". No son cargos ni contratos lo que queremos, sino todo lo contrario. Queremos aportar desde los valores republicanos y de justicia social que profesamos los radicales. A modo de ejemplos: si hubiera habido una conversación más fluida con aquellos que acompañamos y conformamos, en Cambiemos no se hubieran cometido algunos "errores", tales como la designación a través de decreto de necesidad y urgencia de los miembros de la Corte Suprema, la eliminación de las retenciones a las exportaciones mineras o el pago a quienes jugaron a la lotería sabiendo que ganaban: nos referimos al pago del dólar futuro. Los radicales somos republicanos y honestos, está en nuestro ADN (los deshonestos no son radicales), nuestra doctrina y acción es clara. Progresismo bien entendido, no el que nos hicieron creer durante doce años (eso es populismo, que mira el corto plazo para permanecer en el poder por el poder mismo). Justicia social y reivindicación de los derechos políticos de la ciudadanía en general. Es oportuno acá transcribir parte de una nota que publicó la Nación a Juan Manuel Casella: "¿No creen ustedes que la mejor forma de contribuir al éxito del Gobierno consiste en que nuestra dirigencia defienda la identidad y la autonomía de la UCR para que conserve su espacio y desde allí aporte su visión política y su contenido social, en lugar de priorizar intereses individuales, carreras políticas personales o predominios territoriales menores? ¿O prefieren ustedes "disolver a la UCR en una nueva transversalidad con componentes peronistas" convirtiéndola en una línea interna del Pro o, en el mejor de los casos, de Cambiemos?".
Es por esto que entendemos que debe haber una comunicación constante entre Cambiemos y el radicalismo; estamos para aportar ideas, equipos, etc. Nada de esto sucedió, no tenemos la respuesta. Pero si nos preguntan, si nos piden opinión, en pos del bien de la República, allí estaremos, pagando los costos necesarios. Nosotros seguimos a ideas, no a personas, por ello algunos individualismos, como lo que pasa en Salta, donde vemos al presidente del partido en el casamiento de Juan Manuel Urtubey, junto a urtubeycistas que están pidiendo pista para volver a aterrizar en nuestro partido, negociando la entrada al partido de kirchneristas.
El mismo Miguel Nanni jamás puso en funcionamiento al partido; parece que no es oposición en Salta al Justicialismo. Por esto es que pedimos al Comité Central levantar y sostener las banderas de la UCR y no tratar de "invisibilizarnos" (para que no se nos vea a los radicales y menos que menos discutir sobre los pasos a seguir por nuestro distrito). Levantemos las banderas, seamos orgullosos radicales, viviendo con los principios y valores que dan contenido a la UCR. Tampoco estamos de acuerdo en otorgar cheques en blanco a este Comité Central, delegando facultades de la Convención, para que puedan hacer y deshacer, armar las coaliciones y la estrategia electoral.
Esperemos contribuir al debate, para fortalecer a los partidos políticos, en especial a la UCR, para que tengamos instituciones que funcionen y no acuerdos espurios que van en detrimento de nuestro partido.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...