Ante la suba generalizada de precios, los salteños recurrieron a las típicas estrategias de épocas de crisis. El objetivo: conseguir las mejores opciones sin desequilibrar demasiado el presupuesto. Segundas marcas, promociones y hasta realizar compras en las despensas ubicadas en los barrios periféricos o en las ferias son algunas de las vías de escape, según relataron varios consumidores y comerciantes a este medio.
En la carne, siguen ganando terreno el pollo y el cerdo, que tienen precios más económicos que un blando especial de novillito.
"Los fines de semana, muchos vienen a comprar desde otra zonas de Salta", aseguró una comerciante de Varela al 200.
Dijo que hasta ese lugar llegan incluso personas con un mayor poder adquisitivo y recorren la avenida buscando ofertas. Allí, el margen se logra adquiriendo al por mayor. "La gente está aprendiendo a comprar. Por 25 centavos caminan hasta tres cuadras", dijo un joven de Castañares.
El tomate perita que en un hipermercado cuesta 34 pesos el kilo, en los barrios del sudeste, por citar un caso, se vende a 15 pesos los dos kilos.
En el negocio de Ariel Ortega, ubicado en el barrio Leopoldo Lugones, se comercializa un paquete de medio kilo de fideos o de arroz a 8 pesos, siempre hablando de segundas marcas.
Varios comerciantes ya optan por dejar de ofrecer las productos de empresas reconocidas, ya que sostienen que cayó la demanda.
Zona norte
En Castañares, sobre avenida Isasmendi, también hay locales con precios bajos. Un litro de lavandina cuesta 11 pesos y el tomate de buena calidad se consigue a 12 pesos el kg.
En ambos negocios de zona norte se venden pañales de segunda marca a 30 pesos el paquete de 12 unidades. Un dato: en esos comercios no hay paquetes con más unidades, que en cambio sí se consiguen en los supermercados.
Sin dudas, la zona más barata es la avenida Felipe Varela, que parte en dos los barrios de la zona sudeste.
Es tan económico que las primeras marcas compiten. Se puede encontrar paquetes de fideos a 6 pesos, pero primeras marcas cuestan 8 pesos. Los pañales premium salen 35 pesos las 12 unidades y las frutas y verduras tienen precios similares a los del Cofruthos.
Frutas y verduras
En ese mercado, por cierto, los sábados se implementan una batería de descuentos. Oscar, en el puesto 123, vende un cajón del mejor tomate perita a 220 pesos. Se trata de más de 20 kilos, por lo que cada kilo cuesta cerca $12.
Lo mismo ocurre en el puesto 47, sector B, donde se vende el maple de huevos medianos a 40 pesos; conviene mucho más la caja que está a 230 pesos, con seis maples y 180 huevos.
Oscar dijo que algunas costumbres de la crisis del 2001 y 2002 están volviendo entre los clientes. Oscar, quien vende huevos en el puesto 47, confirmó en que son varias las familias que se juntan a comprar en volumen.
Día especial
De cualquier manera los sábados parece ser la gran alternativa de los precios más bajos. Ese día, todos los comerciantes hacen un esfuerzo para ofrecer algún descuento especial. Por ejemplo, el maple de huevos llega a los 35 pesos. Eso es lo que ofrece Liliana, del puesto 26, quien encontró una forma de abaratar más los precios para sus clientes.
Ella vende mercadería a granel. Por lo que los sábados se puede encontrar 5 kilos de arroz primera calidad a 30 pesos, 50 pesos cuestan los 10 kilos de harina y 60 pesos, los 10 kilos de azúcar.
"Las interesados se juntan acá, compran y después se dividen. Es lo que yo puedo hacer para poder vender", le dijo Liliana a El Tribuno.
Distintos vecinos, por otra parte, recomendaron visita el mercado de la San Martín y General Paz.
Es un lugar chico y llegan los camiones que traen la mercadería directamente del campo. Las puertas se abren a las 5 y ahí se lo puede encontrar a Ciriaco Machaco, quien vende los 310 choclos capia a 100 pesos.
Una vecina dijo que es el mejor lugar para comprar por menor y donde están las frutas y verduras más frescas. "Yo viniendo acá ahorro hasta un 50 por ciento", sostuvo la salteña a este medio.

Las brechas en la carne

Desde el año pasado, el precio de la carne volvió a dispararse sensiblemente. Según un relevamiento que hizo la Subsecretaría de Defensa del Consumidor de la Municipalidad de Salta, el pollo y el cerdo siguen como alternativas ante los elevados precios de los cortes vacunos.
Mientras el peceto se vende entre 108 y 150 pesos en las carnicerías, el kilo de pollo se consigue a unos 32 pesos el kilo. La costeleta de cerdo, en tanto, cuesta entre 45 y 60 pesos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia