El número de personas que asisten a los terciarios de Carboncito y Misión Chaqueña, ambos parajes de Embarcación, superan largamente las 100.
Por lo menos la mitad de ellos se ven obligados a caminar los 30 o 40 kilómetros que separan sus casas de los terciarios a los que asisten porque no tienen para pagarse el colectivo, dado que el pasaje ida y vuelta cuesta $60 por día. Todo un presupuesto para los empobrecidos bolsillos de los estudiantes.
Pero no solo los alumnos viajan a dedo la mayoría de los días o caminan todo el trayecto bajo un sol inclemente y sufren las heladas de las noches de invierno a la hora de salida. La mayoría de los profesores que enseñan en esas extensiones áulicas del Instituto Superior de Formación Docente 6.116 también viajan a dedo porque no tienen auto y esperar el colectivo es un "tiro a la taba".
La pregunta surge fácil: ¿por qué un número tan grande de jóvenes y adultos de Embarcación, Hickman, Dragones y otros parajes viajan tantos kilómetros por día para estudiar si hay un terciario en el pueblo? Respuesta: el de Embarcación solo funciona como Profesorado de Educación Especial, el de Carboncito es Profesorado para la Educación Primaria con modalidad bilinge y el de Misión Chaqueña es de Nivel Inicial.

Carreras diferentes

Sucede que el Instituto de Carboncito funciona en el edificio de la escuela del lugar, que tiene modalidad de jornada completa. Esto significa que los chicos salen de clase a las 16 y los del terciario deben ingresar a las 16.30 y salir a las 20.30.
Lo que sucede es que el colectivo sale de Embarcación a las 13.30 y demora una hora para hacer 30 kilómetros hasta Carboncito, es decir que llega alrededor de las 14.30 y los alumnos deben esperar en cualquier lado dos largas horas para poder ingresar al instituto.
Esto, sin contar los casos de madres que trabajan y son estudiantes y no alcanzan a darle de comer a sus hijos porque ya tiene que salir a esperar el colectivo para llegar dos horas antes del inicio de las clases.
La vuelta es otra odisea. Salen a las 20.30 y el colectivo pasa por Carboncito a eso de las 21.30 o cerca de las 22. Pero, como viene de Misión Chaqueña con los alumnos del otro terciario, pasa lleno. Eso obliga muchas veces a los alumnos a hacer dedo para volver a Embarcación, donde suelen llegar pasada la medianoche.

Pedidos sin respuestas

Algunas chicas que viajan a Carboncito dijeron a El Tribuno que ya realizaron diversos pedidos a las autoridades locales pero sin obtener respuestas.
"Durante la fiesta patronal de Padre Lozano, en mayo pasado, lo rodeamos al intendente Fredy Llaya para pedirle que nos otorgue el boleto estudiantil. Y nos dijo que la semana siguiente el tema estaría resuelto. Y llegamos a fin de año sin que haya ninguna solución", dijo una alumna que trabaja y es madre de dos hijos.
Por miedo a sufrir represalias, las jóvenes pidieron reserva de sus nombres.
Otra agregó: "Cuando fuimos a verla a la secretaria de Desarrollo Social, la señora Canuni de Llaya, nos dijo que a ese tema lo debíamos arreglar con el intendente".
Y una tercera dijo: "Un día nos presentamos a la Municipalidad y un funcionario de apellido Córdoba nos pidió un poco de paciencia y nos habló de favores mutuos".

La empresa es un desastre

Los colectivos que efectúan el trayecto entre Embarcación y Misión Chaqueña son de la empresa San Roque, que tiene apenas dos unidades, y en muy mal estado, y siempre sufren problemas mecánicos.
"El colmo fue un día que logramos que el colectivo nos levante de vuelta y unos 5 kilómetros antes de llegar a Embarcación se paró. El chofer se bajó y nos dijo que se había quedado sin combustible. Así que hubo que esperar que el otro colectivo llegue con combustible para hacerlo funcionar", dijo una alumna.
Otra de las chicas, que estudia en Misión Chaqueña, explicó: "Los choferes nos reclaman que hacemos parte del trayecto a dedo y no subimos en Embarcación, porque quieren cobrar la tarifa completa. Y nosotros les explicamos que la plata no nos alcanza. Un día subí cerca de mi destino, con un billete de $50. El chofer debía cobrarme $5 por el tramo que faltaba. Pero me dijo que no tenía cambio y quiso obligarme a que me baje. Esto pasa porque la empresa está protegida por el intendente, porque siempre pone los ómnibus para la campaña. Porque sabemos que quiso entrar otra, de Tartagal, y no les permitieron".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


mario espinola
mario espinola · Hace 11 días

El intendente Llaya y su esposa Nora Canuni la coordinadora de desarrollo social le quitaron la trafic que llego para la escuela especial hace un par de años, la usan para la campaña politica nada mas.. porque no ponen esa traffic a llevar los estudiantes? con dos viajes los llevan a todos, en campaña la cargan bote a bote a la traficc esa..

mario espinola
mario espinola · Hace 11 días

Carboncito esta a 30 km de Embarcacion, entre ida y vuelta los chicos hacen 60 km!! desde principios de año que esta reclamando y lo unico que lograron desde el Muncipio es que desistan un monton de estudiar ya por el tema del pasaje..el colectivo..y lo peligroso del camino

mario espinola
mario espinola · Hace 11 días

Son 60 km por dia, demoran 4 hs de ida y unas 4 mas de vuelta.. es lamentable y que ni el intendente ni el gobernador tome cartas en el asunto, y lo mas lamentble es que por este echo ya abandonaron un monton de chicos!!

Re KennethU
Re KennethU · Hace 12 días

60 kilómetros por día me parece un poco mucho, son como diez horas de caminata sin parar y a buen paso. De todos modos pobre gente.

Arturo Suarez
Arturo Suarez · Hace 12 días

Estimado Albert Luis, me parece que Ud pide que el producto regional por excelencia (los politicos) se convierta en alfajores Havanna