El Camino Real de Santiago del Estero promete la entrada al Santiago profundo. Un trayecto turístico de 60 kilómetros desde la capital provincial, pasando por Loreto incluyendo también Villa Atamisqui y Villa Salavina que hoy cobra destacada importancia luego de la beatificación de Mama Antula, la prima santa Santiagueña, convirtiéndose esta última ciudad en un destino obligado de los peregrinos. Tradiciones, religión, música y gastronomía en un recorrido para descubrir el corazón antiguo de la argentinidad. Siguiendo el cauce del Río Dulce, permanece indemne hace siglos el Camino Real que une Santiago del Estero con Tucumán.

Feria Artesanal
El principal atractivo del Camino Real es la Feria Artesanal de Upianita, que se realiza cada sá- bado. Allí se puede disfrutar de un paseo en sulky o a caballo, además de una guitarreada a la sobra de los añosos algarrobos, mistoles y chañares. Es infaltable el repertorio de chacareras, zambas y chamamés de grupos folclóricos que acompañan a las familias que comparten la mesa en la feria.
Localidades histórica
Manogasta
Al sur del Camino Real se levanta el pueblo de Manogasta, una antigua población indígena que se trasformó en un asiento de la colonia. Una característica curiosa, es que la ruta está cortada por un enorme algarrobo que, cuenta la tradición, fue donde descansó San Martín, a quien se dedica un monumento en la puerta de la capilla Santa Bárbara. La parroquia es una de las atracciones principales, destacada por su arquitectura colonial y su singular imaginería. Además, es epicentro de la fiesta patronal de Santa Bárbara el 4 de diciembre.



¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora