El Plan Belgrano para el Norte argentino es un proyecto del PRO; Mauricio Macri lo dejó en manos del excandidato a gobernador de Tucumán José Cano y es evidente que no lo piensa como un proveedor de fondos discrecionales para gobernadores. La gestión estará a cargo de Cano y para Juan Manuel Urtubey se plantea el desafío de convertirse en interlocutor. Las deferencias del presidente en Olivos no bastan. "Buscamos la competitividad de nuestros sectores productivos y la infraestructura social necesaria para mejorar la calidad de vida de los salteños", dijo el gobernador salteño al anunciar una reunión con Cano la semana próxima.
Lo que el macrismo entiende por "competividad" no es exactamente lo mismo que piensa Urtubey. El Gobierno nacional creó el Ministerio de Agroindustria, se propone convertir al país en el "supermercado del mundo" y quiere alentar la inversión productiva. Esas no fueron, hasta ahora, opciones en las que Urtubey pueda exhibir logros. Simplemente, la decisión de impedir el desarrollo rural, privilegiar al sector tabacalero con un proyecto faraónico de riego y de aplicar los fondos nacionales con criterio arbitrario fueron factores que determinaron que la producción salteña se encuentre endeudada hasta niveles de quebranto y que se haya declarado el estado crítico.
El plan Belgrano prevé inversiones en infraestructura -en el NOA y el NEA- del orden de los US$ 16.000 millones en diez años y un Fondo de Reparación Histórica de $50.000 millones en cuatro años. Se propone crear una unidad de intervención rápida en focos de pobreza extrema, reducir el costo de los fletes hasta los puertos de exportación y desarrollar un plan de 250.000 viviendas, entre viviendas sociales y créditos hipotecarios en toda la región. Excluye, en este caso, las soluciones habitacionales. Prevé incentivos laborales y fiscales a las empresas que inviertan en el norte, que serán ineficaces en Salta mientras no sea derogado el Ordenamiento Territorial.
Macri ya advirtió que su gestión se basa en "acción y evaluación de resultados". El martes 22, cuando se lo esperaba en Salta, José Cano y el ministro Rogelio Frigerio sobrevolaron Salta pero aterrizaron en Santiago, Tucumán y Jujuy. Ambos recibieron esta semana al intendente y excandidato a vicepresidente Gustavo Sáenz.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 11 meses

Si para acceder a las ventajas del Plan Belgrano, Salta debe mostrar el cuaderno de deberes de lo que hizo con el Fondo de Reparación que ya le dieron, estamos en el horno.


Se está leyendo ahora