La Cámara de Comercio Industria y Producción y la Secretaría de Producción y Desarrollo Local de la Municipalidad de Metán invitaron a todos los comercios de comestibles que involucren la manipulación de alimentos, a un curso obligatorio a dictarse en la Casa de la Cultura.
La capacitación es gratuita y el certificado otorgado será exigido por Bromatología municipal en las inspecciones a los locales del rubro.
Las autoridades aconsejaron que asistan además de empleados los propietarios, a fin de que puedan, en caso de cambios o rotaciones de personal, instruir convenientemente al nuevo operario. "Esta decisión pretende contribuir a la salud de nuestra población, con el esfuerzo de todos", destacaron los organizadores.
La primera parte del curso será este sábado, de 14 a 16 horas, y la segunda el sábado 12 del corriente mes, en el mismo horario. El curso es de carácter obligatorio, en razón de lo establecido por la ordenanza Nº 370/16.
Antecedentes
En enero pasado el hospital Del Carmen de San José de Metán atendió más de 100 casos de gastroenteritis, lo que causó alarma y preocupación en la comunidad.
Debido a la situación las autoridades sanitarias y de Inspección y Control de la Municipalidad comenzaron a trabajar en conjunto para detectar qué fue lo que causó la gran cantidad de personas que sufrieron vómitos y diarreas por consumir alimentos en aparente mal estado.
A los casos del hospital hay que agregar los que se hicieron asistir en las dos clínicas privadas que funcionan en la localidad.
Debido a la problemática se había ordenado el cierre preventivo y temporario de comercios fijos y puestos ambulantes.
Desde el hospital Del Carmen dijeron que los pacientes consumieron comidas en comercios y en sus casas, y dijeron que los problemas se podrían haber producido por cortes de energía eléctrica, que provocaron que algunos alimentos perdieran la cadena de frío.
Cuando se adquieren e ingieren alimentos en la vía pública la salud de la población se pone en riesgo, principalmente si el vendedor no cumple con las ordenanzas municipales, no tiene la autorización correspondiente o si el puesto o local presentan malas condiciones de higiene.
En estos casos fácilmente podemos exponernos a grandes riesgos que hacen peligrar la salud por exponernos a determinados tipos de alimentos.
Las personas que acostumbran a comer en la calle, en puestos que no cumplen con las normas de higiene, tienen una alta propensión a padecer diarreas, que en el 50% de los casos son consecuencia de la deficiente higiene en la preparación de los alimentos o que estos entren en descomposición rápidamente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia