"Estos resultados proporcionan una idea de la innovadora ciencia que GRAVITY será capaz de producir", describió el ESO en su comunicado, que apunta a los nuevos horizontes "sin precedentes" que la comunidad científica podrá alcanzar gracias a este nuevo instrumento.
El innovador instrumento combina la luz de cuatro Unidades de Telescopio de 8,2 metros (equivalente a la precisión y resolución que alcanzaría un telescopio de 130 metros de diámetro), por lo que capta "mediciones extraordinariamente precisas de objetos astronómicos".
Según los investigadores, GRAVITY -instalado en el desierto de Atacama, Chile- permitirá lograr observaciones muy detalladas de los campos gravitacionales cercanos al agujero negro central supermasivo, que se encuentra en el centro mismo de la Vía Láctea.
VIA1.jpg
GRAVITY permitirá observar en forma muy detallada la cercanía del agujero negro de la Vía Láctea.
GRAVITY permitirá observar en forma muy detallada la cercanía del agujero negro de la Vía Láctea.
Aunque desde 2002 se conoce la posición y masa de este agujero negro, los investigadores se mostraron muy entusiasmados por las futuras observaciones por su precisión. Y también porque permitirá poner a prueba la validez de la teoría general de la relatividad de Einstein, a partir de las mediciones "ultra precisas" de los recorridos orbitales de la estrella S2.
Por el momento, el grupo de astrónomos ha estudiado la órbita de la estrella S2 alrededor de este agujero negro con una precisión "equivalente a medir la posición de un objeto en la Luna con centímetros de precisión".
Además se da el caso de que en 2018 la estrella S2 orbitará en su punto más cercano al agujero negro, un hecho que no se repetirá hasta dentro de 16 años, por lo que las expectativas puestas en esta innovadora herramienta son muy altas.
Embed

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora