Dar una mano. Esa es la idea eje que movió la organización de la Caravana Solidaria impulsada por El Tribuno a San Antonio de los Cobres. Ayer este proyecto tomó finalmente forma. Siete camionetas cargadas con asistencia sanitaria partieron desde la planta editorial de Limache, a las 16. Minutos antes lo hizo una ambulancia.
"Nosotras somos integrantes de la Fundación Espacio y nos sumamos al viaje luego de que nos informaran de la necesidad de asistencia a personas con discapacidad en Olacapato", contó Victoria Bal, psicóloga.
Este viaje será un primer acercamiento a una realidad lejana para muchos. Victoria Bal destacó que, si bien no conoce la zona, sabe de las diferentes dolencias que se viven.
Alejandra Chinchilla, neuroreabilitadora, destacó que si bien es salteña nunca había viajado a esta zona de la provincia. "Voy con muchas expectativas y entusiasmo", destacó.

Embed
María Inés Silvestre, fonoaudióloga y miembro de la Fundación Espacio, ya conoce San Antonio de los Cobres pero es la primera vez que llegará hasta Olacapato.
La Caravana Solidaria, si bien hará base en San Antonio de los Cobres visitará las localidades de Olacapato, Salar de Pocitos, Santa Rosa de los Pastos Grandes y Tolar Grande. El recorrido será en tres días.
"Nos pareció una muy buena idea colaborar con las comunidades más alejadas de los centros de atención. El objetivo principal es ayudar al mayor número de personas en estos días. Claro que esto no será una única vez y habrá más caravanas solidarias", dijo Antonio Salgado, pediatra.
"Serán tres días de larga tarea. Llevamos vacunas y hasta un laboratorio para realizar estudios a toda la gente que se acerque". Clemente Aramayo, colaborador

Federico Zenteno, ginecólogo, le confió a El Tribuno que este primer acercamiento a la realidad permitirá dar una atención que debe continuarse. "Lo importante es que se podrá hacer mucho más gracias a este primer viaje", concluyó. Los últimos momentos antes de la partida parecían interminables. Las ganas de comenzar a desandar los kilómetros que separaban Salta de San Antonio no se contenían. Algunos viajaron a sabiendas adónde iban, otros iban con toda la incertidumbre.
Hugo Almirón es dermatólogo y le confió a El Tribuno que tiene varios pacientes de San Antonio. "Conozco sobre sus problemas de salud y sobre lo complicado que es para ellos llegar a Salta. Bueno, ahora me tocó a mí viajar para allá", dijo el profesional, feliz de subir a la camioneta que lo llevaría a ver a sus viejos pacientes y a los nuevos que están esperando.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


el villero con estudios
el villero con estudios · Hace 12 meses

conozco gente que ayuda más y permanentemente, y no anda con tantos carteles ni sale en los medios


Se está leyendo ahora