El arzobispo de Salta, Mario Antonio Cargnello, visitó el domingo pasado la localidad de El Galpón, donde dijo que continuarán los trabajos de demolición de lo que queda de la parroquia San Francisco Solano.
Cargnello participó de la celebración de las confirmaciones junto al párroco de la localidad, Eduardo Pastrana. En la oportunidad el arzobispo se reunió con los vecinos que el jueves pasado realizaron una insólita protesta al tocar las campanas durante 12 horas porque se habían retomado los trabajos de demolición del templo. Los que realizaron la manifestación le entregaron en esa oportunidad una carta con firma de muchos vecinos, pidiendo que se conserve el templo.
Cargnello dijo que los trabajos de demolición continuarán y ratificó que El Galpón tendrá un templo nuevo y seguro. "Nuestro arzobispo explicó a los vecinos el proyecto que ya se había consensuado. Aunando esfuerzos vamos a construir una nueva parroquia. Los trabajos de demolición van a continuar, como ya lo había autorizado la Justicia", dijo el padre Pastrana a El Tribuno.
Una insólita protesta
En una expresión inédita, que no llamaron protesta, sino que calificaron como una súplica, el jueves pasado un grupo reducido de fieles de El Galpón hicieron sonar campanas durante 12 horas continuas para pedir que no se siga demoliendo lo que queda de la parroquia San Francisco Solano, que fue afectada por el temblor ocurrido el 17 de octubre del año pasado.
"Somos un grupo de fieles, de laicos comprometidos, que al ver que el jueves se retomaron los trabajos de demolición pedimos que no continúen y que se preserve lo que queda de nuestro templo y se edifique conservando esas estructuras", dijo María Alejandra Romero, una de las vecinas que participó de la inédita iniciativa.
"Es posible preservarlo"
Por su parte, el arquitecto Juan Bernasconi dijo que su posición con relación a la posibilidad cierta de reacondicionar el templo es compartida con técnicos autorizados de Salta, de la Ucasal y de la Secretaria de Obras Publicas de la Provincia. "Entiendo que la decisión acerca de la demolición total del viejo templo y la posterior construcción de uno nuevo está tomada por las autoridades eclesiásticas, y autorizada por la Municipalidad de El Galpón. También la Justicia, a través del Juzgado de Garantías 1 de Metán, falló a favor de la demolición contra un recurso de amparo interpuesto por vecinos del pueblo. Aun en contra de las opiniones de los técnicos especialistas y de la comunidad en general. Solo la fuerte movilización de la comunidad podrá inducir a cambiar de idea", dijo Bernasconi.
Sobre el campanazo de protesta, el profesional expresó: "Efectivamente hemos visto a un gran grupo de vecinos movilizados estos días, frente a la impotencia de ver que pasado un año aun no tienen un templo donde expresar su culto, y observan que esas gruesas paredes que aun sostienen las cabriadas de madera resisten estoicas para ser reacondicionadas y tener la parroquia nuevamente en condiciones. Aquel repique de campanas de 12 horas consecutivas debe ser un hecho único, no hay noticias de una acción semejante".

Calmar los ánimos en el pueblo

El arzobispo de Salta, Mario Antonio Cargnello, se reunió el domingo pasado con los vecinos que realizaron un "campanazo" de 12 horas la semana pasada porque vieron que comenzó la demolición de la parroquia de El Galpón, que estaba apuntalada desde el sismo de 2015. Ratificó que El Galpón tendrá un templo nuevo

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora