*

Carlos Fara: El mensaje político y una fuerte apelación emotiva
Carlos Fara es consultor político, especialista en opinión pública y campañas electorales. Esta semana visitó El Tribuno ya que llegó a Salta para cerrar un ciclo de capacitaciones del Instituto Nacional de Capacitación Política (Incap).
¿Por qué es importante contar historias en la construcción de mensajes políticos?
No es lo mismo pasar un mensaje suelto, por más importante que sea, ya que eso tiene que tener una fuerte apelación emotiva. Básicamente los discursos racionales quedan muy diluidos para la sociedad. Uno de los principales consultores américanos, James Carville, autor de "Es la economía estúpido", dice: "Si no cuentas con historias, no cuentas". La palabra relato fue usada en forma peyorativa, pero es una palabra correcta en el sentido en el que uno tiene que contarle a la sociedad una historia de para dónde va, dónde se está apuntando y que eso sintonice con algunas sensibilidades tanto afectivas como simbólicas de la sociedad.
¿Cómo evitar que en ese relato haya buenos y malos?
La verdad es que esa es una pretensión no valida. Nadie tiene la verdad absoluta, por lo tanto cada uno cuenta la parte de la verdad que cree y después la sociedad decide. Sobre ese tipo de sensibilidades Donald Trump apuntó: que se habían perdido puestos de trabajo en Estados Unidos, que es una país más desigual, etcétera... eso seguramente también es cierto. Ahora también es cierto que la globalización es un fenómeno que vino para quedarse. Las democracias se arman de un montón de verdades parciales. Nadie tiene la verdad absoluta, por suerte.
¿Cómo construyó su mensaje político Trump?
La primera cuestión es una situación que se está dando en varios lados. Se trata del debate entre la globalización o salvar un poco más las fronteras, no solo por la inmigración sino también por la producción industrial. Eso nos da una perspectiva de las fragmentaciones que se están dando en distintos países respecto a cómo la gente visualiza ciertas amenazas sobre su estilo de vida.
En la actualidad se hace un trabajo de comunicación muy segmentado. Lo que hizo Trump es volcarse mucho sobre determinados tipos de segmentos y dejar de lado otro, marcar fuertemente una grieta en la sociedad. Les habló a sectores que habían quedado sin trabajo, a los que temen a la inmigración, a las pequeñas comunidades frente a todo el fenómeno de la globalización, con un sistema de valores más conservador o tradicional.
En ese punto fue fuerte sin tratar de tener un discurso con un denominador común más amplio para el conjunto de la sociedad. Eso puede salir bien o mal. Tengamos en cuenta un detalle: Trump es presidente pero la que más sacó votos fue Hillary. No obstante, ha sido muy hábil en ir con el cuchillo al fondo respecto de ciertas sensibilidades de la sociedad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...