*

Carne: sin límites para el precio, pero sí para el consumo
Los cruces por el precio de la carne continúan. Tras las declaraciones del ministro de Agricultura, Roberto Buryale, afirmando que la carne estaba "cara", ayer, el vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías porteñas, Alberto Williams, anticipó que los precios de la carne podrían volver a subir en marzo cuando aumenten los costos de operación a partir de la llegada de las primeras facturas de electricidad con el tarifazo.
En tanto que el Gobierno no descarta autorizar la importación de carne, como lo afirmó el secretario de Comercio, Miguel Braun, que aseguró que de ser necesario, se compraría carne desde Uruguay "u otros orígenes".
Por su parte, los consumidores también se sumaron a las críticas tras conocerse ayer que una cadena de supermercados de Capital Federal comenzó a limitar la venta de asado a dos kilos por persona o grupo familiar.
La noticia hizo estallar las críticas de los consumidores en las redes sociales.
"Podés comprar dos millones de dólares, pero solo podes adquirir dos kilos de asado", escribió un usuario de la red social Twitter, donde incluso#ElPrecioDelAsadose convirtió en hashtag y saltó a la lista de los tópicos en Argentina.
La polémica, incluso adquirió un tinte político, ya que militantes y simpatizantes del Gobierno aseguraron que la "racionalización" del popular corte de carne es porque ese supermercado lo tenía a la venta un 5 por ciento más barato que las grandes cadenas comerciales competidoras.
Pero desde la vereda opositora, kirchneristas y consumidores indignados con la situación se quejaron por "la racionalización" de venta de productos de consumo masivo que se inició en medio de una fuerte suba de precios.
¿Nuevos aumentos?
En medio de la controversia por los elevados precios en la carne vacuna, Williams, representante de los carniceros porteños salió a advertir que el valor del producto no bajará.
"El incremento en la tarifa de la luz anunciado por el Gobierno no lo va a pagar el carnicero, va al consumidor".
Las carnicerías tienen un alto consumo eléctrico dado que esa energía es la que alimenta los motores de las cámaras frigoríficas, los freezers y las sierras (todos con alta demanda) por lo que impactará con fuerza en sus costos la suba del valor de la luz.
Si bien Williams se negó a "hacer futurología" sobre qué ocurrirá con el mercado de la carne en marzo, aclaró que los carniceros trasladarán parte de la suba del costo de la luz a sus precios, para evitar que la rentabilidad de ese sector vuelva a desmejorarse.
Williams dijo también que las negociación salarial del sector puede ser otro factor que empuje el precio hacia arriba, al expresar que los gremios "están pidiendo 35% o 40% de incremento, y eso no es poco".
Un cambio en las costumbres
Entre octubre del año pasado y enero de este año los precios en góndolas aumentaron hasta un 66 por ciento y ahora los supermercados comenzaron a limitar las ventas.
"Nos queda hacer concientización y trabajar sobre el consumidor, si éste se tiene que abstener de consumir, que lo haga", había dicho el funcionario macrista en declaraciones radiales al convalidar la idea de que los argentinos bajen su consumo de carne.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...