Carolina Salinas es psicopedagoga, especialista en neurodesarrollo, madre de dos niños con TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) y vicepresidenta de la Fundación por un Mañana Mejor.
En diálogo con El Tribuno, explicó que el TDAH es hereditario, que aumenta la cantidad de población afectada y que es fundamental el diagnóstico temprano.
¿Cómo se define al TDAH?
Es un trastorno del neurodesarrollo. Es genético, por lo cual son cada vez más los niños con esta problemática. Es heredado, por lo general, del padre varón al hijo varón. Hay mayor porcentaje de varones que de mujeres.
Es muy importante decir que los principales indicadores son la hiperactividad, desatención e impulsividad. Tenemos también chicos ADD, que solo tienen el déficit atencional sin hiperactividad.
Cuando el niño es hiperactivo, la maestra se va a dar cuenta porque no se puede concentrar ni terminar las tareas.
En la casa, algunos padres se dan cuenta desde los dos años porque son chicos que se trepan a todos lados. Como no tienen bien desarrollada la parte del juicio, se ponen en situaciones peligrosas. No se dan cuenta.
Cuando aparecen estos síntomas, ¿qué se puede hacer?
Primero hay que concurrir al neurólogo, al psicopedagogo o al psicólogo. Se hace una evaluación y el neurólogo es el que va a determinar si hay TDAH.
El tratamiento indicado es el de la modificación de la conducta. Además, en los casos en que hay impulsividad, se complementa con medicación para bajarla.
La falla está en los neurotransmisores, como la dopamina y la noradrenalina, que estos niños tienen en menor cantidad. Las pastillas les dan ese combustible que falta y el niño puede atender y quedarse más quieto.
A veces hay resistencia a medicar a los chicos.
Hay diferentes miradas. La mirada del psicólogo a veces está en contra de la medicación. Lo que tenemos que tener en cuenta es que el único autorizado a medicar es el neurólogo. Hay muchas pruebas de que la medicación no tiene efectos secundarios, no es adictiva y no es para todos los casos. Lo único que hace es bajar la impulsividad y que los chicos tengan su capacidad al máximo en la escuela. El efecto dura cuatro horas.
Con el tratamiento adecuado, ¿los pacientes pueden tener una vida como la de otros chicos?
El pronóstico es favorable si son atendidos y diagnosticados desde los seis años en adelante. Por eso es tan importante la prevención. Cuando un chico llega al consultorio con 11 o 12 años, es difícil trabajar la conducta. Con la atención se puede, pero los problemas de impulsividad son más difíciles en la etapa de la adolescencia.
Es muy importante que los padres acudan a los profesionales cuando ven los indicadores.
¿El TDAH es motivo de discriminación?
Sí. Justamente en el proyecto de ley que presentamos en la Cámara de Diputados pedimos que los docentes se capaciten y se informen. Los chicos con TDAH necesitan un trato diferente. Necesitan guías. Las consignas no pueden ser generales porque no focalizan su atención.
Hay muchos casos en los que van de una escuela a otra. Lo que necesitamos es informar para que no pase esto.
Muchos sufren bullying porque quieren ser aceptados y pueden caer en malos comportamientos.
En Estados Unidos conocen el tema hace 30 años. Acá lo conocemos hace 12.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Fernanda  Herrera
Fernanda Herrera · Hace 4 meses

Pertenezco al Consejo de Investigación de la UNSa y desde el proyecto Nº 2194/14 nos manifestamos completamente en desacuerdo con esta nota, con la fundación que promueve la ley, la existencia de la TDAH y la medicalización de niños, y con los neurólogos que mirando el cuaderno y sobre la base de una conducta hiperactiva diagnostican esta enfermedad ficticia. Lamento que se desinforme así y que tanta gente crea que existe realmente esta patología. En defensa de los derechos del niño, los invito a conocer la verdad sobre esta enfermedad ficticia: https://actualidad.rt.com/ciencias/view/95483-psiquiatra-descubrio-tdah-enfermedad-ficticia


Se está leyendo ahora