Ahora que comenzamos con un adelanto de los días cálidos que se pondrán más pesados según avancemos en el tiempo, nos llega la noticia de que pronto llegará a las bateas nacionales un nuevo -al menos para nuestro mercado- vermut: el Carpano.
Con la marca de Fernet Branca en el orillo, que lo producirá, distribuirá y comercializará en supermercados, vinotecas, tiendas especializadas, bares y restaurantes de todo el país, nos llegarán tres variedades la línea Carpano: el Rosso, el Bianco y el Dry. Cada una con características organolépticas propias y diferenciadoras. Para lograrlo, la gigantesca planta fue acondicionada especialmente para la producir la nueva línea.

¿Qué es un vermut?

Se trata de un vino macerado en hierbas que se sirve durante los aperitivos. De moda por estos años, se toma en días calientes como los presentes, porque es una bebida a la que hay que tomar muy fría. Normalmente, el vermut se toma solo, pero se puede acompañar de soda o de hielo picado. Si bien muchos lo toman para abrir el apetito, hay quienes lo prefieren después de comer como digestivo.

Viene con historia

Justamente el vermut aparece en el mundo en 1786, en la ciudad de Turín en Italia, cuando un mercader llamado Antonio Benedetto Carpano decidió crear una bebida para las señoras de la alta sociedad. Pensando que el vino que tomaban era demasiado tosco para sus delicados paladares, se dedicó a crear algo más ligero para ellas. Trató varias cosas, pero terminó infusionando un vino con diferentes especies y un poco de brandy para el sabor. El resultado fue una bebida tan espectacular y popular que su tienda se volvió famosa en poco tiempo. Fue tanta su popularidad, que fue obligado a estar abierto a todas horas del día para abastecer a la población con su bebida. Lo llamo "vermouth" por uno de los ingredientes que usó en su preparación. A este tipo de vermut se le considera como rojo o "rosso". No fue hasta la primera década de 1800, que el vermut blanco fue creado por el francés Joseph Noilly, en base a vino blanco, mucho más seco que el vermut rosso.
Hay dos estilos importantes de vermut que se conocen en el mundo: el rosso, que es el estilo de Italia, y el bianco, que es el francés.
El vermut rosso es considerado un vermut dulce, con sabores terrosos y profundos. Es el que se usa en cocteles como el Manhattan y en otros que piden algo de amargo y dulce al mismo tiempo.
El vermut bianco es más seco y con sabores que van más al área de los cítricos. Este estilo se empezó a usar en cocteles como el Martini. Una nota interesante: antes, el martini se hacía con vermut rosso, hasta que el mundo decidió que con el blanco sabía mejor.
Es importante notar que no todos los vermuts en el mundo caen debajo de estos dos estilos. Hay muchos más, con muchos diferentes sabores que vale la pena probar.
Los vermuts son considerados listos para tomar desde la botella, aunque en Estados Unidos y en muchos restaurantes y bares de nuestra ciudad, normalmente se guardan para usarse en cocteles.
Los que llegarán hasta nuestras bateas son el Carpano Rosso que tiene el clásico sabor del vermut de Italia. El primer impacto es dulce, asociado al caramelo y a la naranja; en una segunda instancia aparece la parte vinosa y mineral de la bebida, para terminar con el amargo de los más cuidados botánicos. También el Carpano Bianco, que es un vermouth elegante, claro, fresco, complejo y de sabor largo.
Inicialmente remite a un vino licoroso que se abre y expande; luego deriva en una explosión de frescura debido a su sabor compuesto por pomelos frescos y naranjas, completando con un delicado perfume de durazno, vainilla y cacao.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora