Carta abierta al doctor José Cano

Céltico Rodríguez

Carta abierta al doctor José Cano

El emblemático Plan Belgrano es uno de los ejes temáticos fundamentales donde todo el norte del país tiene puestas sus esperanzas de recuperación.
Lo variado de la temática vuelve complejo el entendimiento pleno de cada una de las asignaturas, pero hay un tema puntual al que usted refiere, el Plan Ganadero para la autoprovisión de carne del norte argentino, sobre el que sí voy a opinar. Con humildad advierto que, si su objetivo ganadero es la autoprovisión de carne local, equivoca el camino; le sugiero que vuelva a consultar a quien lo asesoró al respecto.
No hablamos de una ciencia exacta que maneja un tecnócrata desde un mouse. La ganadería es otra cosa; el desarrollo ganadero se programa desde otros indicadores que, evidentemente, sus asesores no tuvieron en cuenta. No alcanza con solo tener más vacas.
Mi intención es sumar, "para el bien de todos" -como Martín Fierro-, y tomaré su razonamiento, aunque más no sea a modo de hipótesis.
En ese sentido afirmo que usted podría estar en condiciones de anunciar ya mismo a los gobernadores el éxito logrado al alcanzar la meta de la autoprovisión de carne del norte: el NOA y el NEA tienen unos 13 millones de cabezas y unos 9 millones de habitantes o sea una disponibilidad de casi 1,4 animales por cada habitante. El resto del país tiene unas 38,5 millones de cabezas y unos 37 millones de habitantes o sea, apenas algo más de una cabeza por persona. Si esa parte del país, con esa disponibilidad, autoabastece el mercado doméstico y además exporta, nosotros en el norte también deberíamos hacerlo.
Es una simple ecuación, pero en la que aparecen los límites de la mera matemática: a esta altura del análisis es visible que existen otros factores a tener en cuenta y que no pasan -si se insiste en el autoabastecimiento- por tener más vacas.
Nuestra población nacional consume el 114% más de lo necesario en proteínas rojas, provienen del 85% del total producido en carne, el promedio de los últimos años ronda los 57 kilos por habitante por año. Es el más alto guarismo del mundo, duplica al que le sigue y además exporta el excedente.
¿Cuál es el problema de la provisión? La faena total de NOA y NEA apenas supera el 5% del total del país.
En primer lugar deberá decirle a la estructura o lobby "hacedora de carne" instalada en la zona núcleo o en la mesa de las decisiones, que no podrá contar con los más de 3 millones de destetes que NOA y NEA producen, ya que los debemos retener para autoprovisión futura. La terminación y la industrialización serán otro escollo. Cambie su Plan Ganadero, porque supone una figura muy rígida; trabaje en base a programas; son más dinámicos, como dinámica es la actividad de la que se trata.
Usted como norteño no debe subestimar la potencialidad del norte en materia ganadera.
No solo no basta con tener más vacas, sino que la meta del autoabastecimiento es mezquina y priva a la región de la proyección nacional.
Es más, para la ganadería que viene le aseguro que el norte es casi la última esperanza si logramos hacernos entender.
En el reciente evento del IPCVA escuchamos que "ya no está prohibido exportar carne", que "es la hora de la ganadería", que "nuestro país está en condiciones de atender la demanda de los mercados extranjeros", que "debemos abrirnos al mundo" y similares expresiones de boca de los titulares del INTA y del Ministerio de Agroindustria, hablando obviamente de Argentina como unidad territorial.
No podemos entonces poner un techo tan bajo como la autoprovisión a nuestras aspiraciones regionales de desarrollo sostenible.

¿Qué te pareció esta noticia?

Compartí

0

Te puede Interesar

Comentá esta Noticia