Un hombre de 51 años, identificado por la fuerza policial como Oscar Serrudo, sufrió una tremenda golpiza y tuvo que ser intervenido quirúrgicamente para no perder uno de sus ojos. Antes de la feroz agresión el hombre había estado junto a su hijo de 16 años en una reunión de oración, también conocida como reunión de rosario, en la casa de su concubina en el barrio San Ignacio de esta ciudad, por el fallecimiento del hijo de la mujer.
La reunión comenzó a las 20 y el damnificado salió del lugar cerca de las 2.30 para ir a dejar a su hijo. Al retirarse subieron a una camioneta Rastrojero y se dirigieron a la casa de su expareja, en Usandivaras al 300 de villa Lavalle. Dos horas más tarde, su expareja le comunicó a la actual concubina de Serrudo que este había sido agredido.
De inmediato la mujer se dirigió al lugar donde se habrían producido los hechos, en la calle Río Piedras al 200 de barrio Lavalle, al llegar los vecinos indicaron que el hombre había sido trasladado en ambulancia al San Bernardo. La actual pareja de Serrudo se fue hasta el hospital, donde intercambio algunas palabras con su pareja. El hombre le contó que después de dejar al joven dos sujetos lo interceptaron y lo agredieron con un elemento punzante. En ese momento la mujer notó muy desmejorado al hombre agredido. Los médicos le diagnosticaron "herida de arma blanca superficial y traumatismo ocular en ojo izquierdo".
¿Los motivos?
En el momento de la agresión vecinos del lugar aportaron algunos datos no menos importantes para tratar de clarificar la investigación que la Policía y distintas áreas de la fuerza de seguridad llevan adelante. Algunas personas entrevistadas expresaron que Serrudo fue agredido por el hombre denunciado por la víctima, un tal "Sergiola", y otro más.
Los testigos indicaron que además de agredirlo físicamente también le rompieron el parabrisas de la camioneta. Hasta el momento se desconocen los motivos de la agresión, y entre las posibles hipótesis mencionan el robo o un ajuste de cuentas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora