Los cuatro detenidos acusados de ser los responsables de la violación a una nena wichi de Alto La Sierra, que habían sido ubicados en la Alcaidía de la Provincia, fueron traslados el sábado a dependencias policiales del interior, luego de que su abogada, Sarah Esper, denunciara que sufrieron maltrato en la unidad ubicada en Salta Capital.
La abogada dijo a El Tribuno que hoy las madres de los detenidos radicarán las denuncias policiales por los maltratos. Esper aseguró que no es la primera vez que en la Alcaidía provincial "hay registro de golpizas a los detenidos. Ya se ha convertido en algo común, al parecer".
Las situación de maltrato se desencadenó en la Alcaidía, según dijo, luego de que a los cuatro detenidos los trasladaran allí el jueves 16. "Los recibieron a golpes, según comentaron los detenidos a sus familiares. También los amenazaron para que no hablen", comentó la abogada
La letrada detalló que fueron los familiares quienes le comentaron sobre los maltratos y a partir de allí ella se comunicó con el secretario del juez de Garantías, Fernando Mariscal Astigueta, que interviene en la causa.
"El 17 el propio juez es quien se apersona a la Alcaidía y habla con los detenidos. Como habían sido amenazados, no le dieron la información de los golpes al juez. Luego me entero por la llamada de otro familiar, que la noche del viernes 17 los vuelven golpear", detalló Esper.
La abogada comentó que esos datos los recibió por la comunicación de parientes, quienes le advierten que los detenidos habían sido golpeados con severidad, tanto que algunos no podían caminar y otro tenía dificultad para respirar.
"Ante esta situación vuelvo a generar las actuaciones y el juez Astigueta volvió a presentarse en la Alcaidía. Decidió genegar el traslado de los cuatro detenido. Dos a Villa Güemes y dos a Ballivián", detalló la letrada.
Los lugares en los que permanecen los detenidos son los mismos en los que fueron detenidos, al principio de las acusaciones. Se espera que no haya nuevos traslados y que los acusados permanezcan allí, mientras continúa el proceso judicial.
Con la denuncia de los familiares, "debería tomar intervención la Fiscalía de Derechos Humanos de Tartagal", dijo Esper.
Los cuatro detenidos están acusados de haber violado a una niña wichi de 12 años. La víctima quedó embarazada pero el bebé falleció hace dos semanas, a los seis meses de gestación. La vejación ocurrió en noviembre de 2015.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora