El tesoro que está detrás de los teléfonos de José López sigue sin aparecer. Según los datos que aportaron las telefónicas, los dos aparatos que llevaba el exsecretario de Obras Públicas la madrugada del 14 de junio casi no registran llamadas entrantes y salientes en las horas previas a su detención. "Hay un agujero negro entre la medianoche y pasadas las 3 de la madrugada", reveló a Clarín una fuente judicial. Ahora se intenta determinar si utilizó otras vías de comunicación, como el chat de Whatsapp o redes sociales. Según pudo saber este diario, aquella madrugada López llevaba un Iphone 6 y otro teléfono marca Huawei. Hasta ahora había trascendido que eran dos celulares de Apple. El dato podría acelerar las pericias sobre el contenido de los aparatos. En el caso del Iphone 6, las fuerzas de seguridad locales no tienen la tecnología necesaria para poder acceder al contenido. "El FBI tuvo que inventir más de 1.500.000 dólares para abrir un aparato de esos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora