Una barriada del norte de la capital comenzó a organizarse ante lo que consideran una grave falla del Estado en la provisión de un servicio público básico. Se trata de los vecinos del consorcio "A", del Grupo 480, de Castañares, que empezaron a trazar una estrategia en lo que denominan una lucha por el agua potable.
El sábado hubo reunión en el barrio y se definieron acciones concretas ante las graves fallas en el servicio. Si bien los problemas comenzaron desde hace algunos años, los vecinos aseguran que noviembre fue un mes "fatal" por el calor y por la falta de agua.
Las irregularidades arrancaron el primer día de noviembre, con cortes que se repitieron durante varios días. Desde Aguas del Norte en ese momento se informó que el motivo era "la rotura del acueducto norte, principal fuente de abastecimiento de la zona".
En un comunicado, la empresa aseguró a los usuarios que una vez que finalizaran los trabajos de reparación se iniciarían las tareas necesarias para rehabilitar el sistema y normalizar paulatinamente el servicio. Sin embargo, nada de eso sucedió y los cortes siguieron.
La situación empeoró la semana pasada. Los vecinos aseguraron que no tuvieron agua durante tres días. Entonces decidieron organizar una serie de acciones que comenzarán a desarrollarse hoy, más allá de los reclamos a la empresa.
"Ya no vamos a pedir más explicaciones a Aguas del Norte porque nos cansamos. Presentamos notas al Concejo Deliberante, a la comisión de Obras Públicas de la Cámara de Diputados de la Provincia y al Ente Regulador de los Servicios Públicos porque ya hicimos innumerables reclamos y las respuestas son siempre las mismas. Siempre las explicaciones son que se rompió el acueducto norte o que llovió y está turbia el agua", dijo Victoria Liendro, una de las vecinas.
La gente del barrio habla de falta de previsión. "En los últimos años los cortes se hicieron problemáticos. Coincide con los asentamientos en zona norte. No quiero que se me malinterprete y piensen que estoy en contra de los asentados, sino que es el Estado el que debe asegurar una planificación urbana ordenada, y eso en Salta no sucede", concluyó Liendro.
Los vecinos son conscientes de que en enero todos los funcionarios se van de vacaciones. Por eso, se autoconvocaron para otra reunión que se realizará el próximo sábado al mediodía, frente a la escuela María Eva Duarte de Perón. Invitaron a participar a vecinos de otros barrios que tengan el mismo problema. También advirtieron que las medidas para exigir explicaciones podrían endurecerse.
En un parte de prensa que envió el sábado, Aguas del Norte comunicó que la zona norte sufriría cortes sin horario concreto de finalización por "turbiedad en las fuentes de captación".
"Cabe mencionar que se encuentra activo el sistema alternativo de reparto de agua con camiones cisterna, priorizando la entrega en establecimientos escolares, hospitales y centros de salud. Esperamos minimizar las dificultades ocasionadas a nuestros usuarios", difundió la prestadora del servicio. El Tribuno intentó comunicarse con autoridades de la empresa para obtener mayores precisiones, pero no hubo respuestas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


juan chila
juan chila · Hace 1 mes

el agua hay que cuidarla, si en cada casa hay una pelopincho que se renueva de agua todos los dias no hay sistema de provisión que aguante. primero tendrian los vecinos de concienciarse que no deben mal gastar el agua y luego reclamar, y sin no acepten que les pongan medidores para tener un mejor servicio y control.


Se está leyendo ahora