Cuatro detenidos en tres allanamientos realizados en los barrios Los Tarcos y Sivero de Cerrillos dieron fin al accionar impune de la banda del "Gordo Soliz" cuya ajetreada agenda delictiva tenía a mal traer a vecinos de Cerrillos.
Uno de los allanamientos tuvo lugar sobre las calles Velarde y César Cánepa del barrio Los Tarcos, en el domicilio del "Gordo Soliz", quien intentó fugarse por el fondo. Trepó paredes y techos de vecinos pero no logró su cometido y fue detenido por los efectivos. Al momento de su detención el cabecilla vociferaba que era puntero político. En otras viviendas de la zona se detuvo al resto de los sujetos: un tal Gringo "Coli", el "Chueco Poli" y una mujer, cuyo nombre no trascendió. Todos mayores de edad y con una vasta trayectoria en estos menesteres del mundo del hampa.
La banda operaba hace tiempo en Cerrillos y aprovechaba el período lectivo escolar para venderle droga a jóvenes en la plaza central. Era investigada por el grupo especial de Drogas del Sector 81, junto con efectivos del sector 82 y 83 del valle de Lerma.
Los investigadores hallaron un envoltorio con dos trozos de sustancia vegetal compacta - marihuana, algo así como 172,2 gramos con el cual se puede fraccionar en 800 dosis de marihuana. Por otro lado se encontró un total de 20 dosis de pasta base (clorhidrato de Cocaína). Además encontraron papel para armar cigarrillos, 54 semillas de marihuana, y la suma de
$2.869, en billetes de baja denominación.
Según los sabuesos, la marihuana secuestrada tiene un valor de 20 mil pesos, pero su fraccionamiento y puesta en el mercado de la región podría duplicar este monto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Re KennethU
Re KennethU · Hace 16 días

Hacerles tragar toda junta su propia mercadería.

Ruben Barraza
Ruben Barraza · Hace 15 días

como idea ,no esta mal.

Guillermo Lopez
Guillermo Lopez · Hace 16 días

QUÉ HACEMOS CON ESTA GENTE?, un balazo en la nuca y listo!!!!!!!, porque van a salir y van a seguir vendiendo, ÉSTA JUSTICIA DE MIERDA QUE TENEMOS LO PERMITE.-


Se está leyendo ahora