Llegó el momento que tanto esperaban...
Es el último partido del año, se hizo un gran esfuerzo durante seis meses, nos costó por más que dijeron que los rivales eran accesibles, no fue así, lo trabajamos bien. El equipo siempre estuvo a la altura de las circunstancias, tuvimos partidos malos que los sufrimos como con Mitre pero somos personas y podemos fallar. Hoy por hoy el presente de Central es que está de pie, se hizo un gran partido en Mendoza y ahora falta el último para podernos abrazar todos.

En esta instancia vale mucho la experiencia, ¿sos de hablar con el grupo?
Hablamos los más grandes, ahora me toca a mi con Mati (Fernández), se habla de tranquilidad porque estos partidos hay que disfrutarlos, no se juegan siempre. Disfrutar no significa que uno va a hacer lo que quiera en la cancha, hay que disfrutarlo con responsabilidad, con deseo de ganar, con actitud, corriendo y tratando de que salga todo bien. Entra todo en la cabeza y tratamos de trasmitir eso para que se queden tranquilos, este equipo con tranquilidad fue superior a muchos.

Hay una brecha muy corta entre confianza y exceso de confianza...
Está la confianza que uno siempre tiene que tener en cualquier ámbito, laboral o personal, las cosas psicológicamente uno las desea, a mí me gusta pensar siempre en positivo. No hay que estar relajados porque ya pasás a estar muy tranquilo, tener miedo es lindo porque te lleva a tomar precaución, no al miedo escénico que no te deja mover las piernas. Este equipo tiene confianza y no está relajado.

¿Te gusta jugar con ese tipo de presión?
Sí, es lo más lindo del fútbol, los jugadores siempre pedimos tener la cancha llena, muchos no conocen lo que es, por suerte lo pasé en los tres clubes. Cuando vine a Central Norte, que es mi casa, era una presión alta estar y saber que habían perdido tres semifinales. El presidente me hizo saber que tenemos que salir campeones, el jugar una final me da esa adrenalina de no fallar, esa ansiedad de que el partido pesa pero estoy tranquilo porque estoy acostumbrado.

¿Cómo pensás que se desarrollará el partido?
En mi cabeza y la de mis compañeros está en que lo vamos a resolver en el primer tiempo. Nos va a ir bien, uno estudia al rival, a mi gusto personal somos mejores, en Mendoza lo demostramos. Lo dije en todo el torneo: Central depende de Central, lo puede resolver muy fácil y también nos puede ir mal como con Mitre. El equipo está de pie, el paso ya lo hizo, con Brown de Lules se jugó muy bien y se pasó con firmeza a la final.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...