Si buscamos en el diccionario el significado de "celebrar" encontramos diferentes definiciones tales como: "realizar un acto festivo por algo que se lo merece"; también quiere decir "mostrar o sentir alegría o agrado por algo" y por último "ensalzar públicamente a un ser sagrado o un hecho solemne, religioso o profano, dedicando un día o más a su recuerdo".
Las celebraciones han existido desde el principio de los tiempos en la especie humana. Son rituales que tenemos los seres humanos para destacar algo de manera especial y que contribuya a unirnos, a hacernos sentir parte de un grupo (sentimiento de pertenencia), a remarcar de una manera única algo que a todos nos pasa y hace a nuestra identidad y nuestra historia en el tiempo.

Con beneficios
Desde el Instituto Sincronía, especialistas en estrés, ansiedad y emociones, aseguran que celebrar tiene beneficios directos muy interesantes:
- La celebración es un ancla que nos permite tomar conciencia de la confianza adquirida en un aprendizaje .
- Celebrar compartiendo la alegría tiene un efecto contagioso. Todos sabemos la fuerza que tiene contagiar emociones.
- Celebrar te permite poner más foco y más importancia en el éxito que en el fracaso. Te permite cambiar hábitos de pensamiento y permite que tu lenguaje sea más constructivo y más optimista.
- Celebrar te permite vivir con alegría y sentido del humor las situaciones complejas, duras e incomodas que tiene tu día a día.
Mariela Otero, psicóloga del staff de Sincronía, asegura que "si se vive la vida como la oportunidad de celebrar aprendizajes, éxitos, superación de dificultades, logros intermedios y decisiones complejas, entonces la perspectiva de la vida se ha enriquecido".
Y agrega: "Generar el hábito de la celebración te ofrece un plus de energía para afrontar cada situación compleja a la que seguro tendrás que enfrentarte a lo largo de la vida".
Se acerca el Año Nuevo y las opiniones y sentimientos respecto a la celebración de esta fecha son controvertidas. Hay quien dice "para qué tanto alboroto por el año nuevo si es lo mismo" y pasan el día como cualquier otro. Otros toman la fecha como un gran pretexto para reunirse y divertirse.
Por otro lado existe el grupo de personas que le dan al cambio de año un significado especial, hacen rituales, promesas, cambios de actitud, dan gracias en el templo de su religión, y llenan su espíritu de bondad y perdón. Cualquier forma de actuar es correcta.
La realidad es que ciertamente el fin de año e inicio de otro es aparentemente igual que los anteriores, lo único que cambia es el número en el calendario. Esto es en cuanto a lo material de la situación, pero en cuanto a lo humano es mucho más profundo porque todo tiene un por qué y el Año Nuevo no es la excepción.
El significado de las celebraciones lo damos los seres humanos. El significado del Año Nuevo, si uno quiere, es verdaderamente renovador, la celebración indica que en este último día del calendario nos podemos dar la oportunidad de volver a empezar, de corregir errores y ser mejores personas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora