Nacido en Buenos Aires, salteño por adopción y cuervo por convicción y amor por el color negro, Pedro Rafael Confesor fue un emblema de Central Norte, de esos jugadores que dejaban el alma y la vida por la camiseta, y algo más, suelen decir los que fueron testigos de su fútbol y su entrega por el barrio Norte. Ese era Pedro Confesor.
Los memoriosos lo recuerdan con el seudónimo de "El Loco", un apelativo bien ganado por su sana locura y su obsesión por la pelota. También lo llamaban el "hombre nuclear". Futbolísticamente, se inició en Chacarita y pasó por Ferro Carril Oeste y npor Nueva Chicago, hasta que llegó al norte para reforzar al poderoso Altos Hornos Zapla de los años '70 para luego arribar a Central Norte, donde llegó para quedarse para siempre.
En barrio Norte se ganó la idolatría del pueblo azabache y compone en firmamento de ídolos y emblemas del cuervo a lo largo de su historia.
Producto de una larga enfermedad, Confesor, quien fue castigado en los últimos años de vida por el ocaso, el olvido y el abandono, falleció ayer dejando un gran vacío en la familia azabache y en el fútbol salteño. Sus restos son velados en Pieve y mañana a las 10 serán cremados.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿A cuál de los dos le tenés más fe para esta temporada del Federal A?

A Juventud Antoniana
A Gimnasia y Tiro
A ninguno de los dos
ver resultados

Importante ahora

cargando...