*

Central Norte: Las promesas de una gran ilusión
Llegó el momento de convertir los sueños en realidad, de aferrarse más que nunca a las pequeñas o grandes promesas que se hicieron antes o durante el torneo. La fe cobra protagonistas en algunos jugadores del plantel de Central Norte, sin importar la religión que profesan o las creencias, todos de alguna manera se afianzan a un "ideal" para cumplir el objetivo final: derrotar a Huracán Las Heras (igualó en la ida 2-2) en la revancha y lograr el tan ansiado ascenso al Federal A.
Es casi inevitable que en este tipo de instancias las esperanzas se acrecienten y junto a ellas que las promesas se redoblen, sean del orden religioso o simplemente personales, tipo apuestas.
La cuestión es prometer o prometerse tal o cual cuestión a cambio de un objetivo cumplido, algún muy común para el fútbol sobre todo. Y Central Norte no está exento a esto, especialmente por instancia decisiva en la que se encuentra.
"Esta vez no hice promesa pero no la cumplí en el torneo pasado. Pero sí había hecho una promesa cuando volví al club (en la temporada 2009/2010) y ascendí (en Misiones, hace seis años)", recordó Pedro Rioja en diálogo con El Tribuno.
¿Cuántos hinchas llevará Centr...

Sin dar demasiados detalles sobre las penas y alegrías que le tocó vivir, el técnico azabache agregó: "Si no cumplís, se vuelve un castigo y está muy bien que así sea. La promesa que hice en el torneo anterior la cumplí tarde y es como que no vale. Así que esta vez voy a cumplir, pase lo que pase, sin haber hecho una promesa y cualquiera sea el resultado. A veces uno se vuelve muy ingrato y solamente quiere conseguir el título", aseguró el técnico de Central Norte, quien espera lograr su segundo ascenso con el club de sus amores.
Como anticipó el entrenador cuervo una vez que finalice el torneo, viajará al vecino país de Bolivia donde le ofrendará a la Virgen dos plaquetas a modo de agradecimiento, pase lo que pase el domingo.
En el grupo azabache, algunos de los que son creyentes y tienen fe decidieron no realizar ninguna promesa como, por ejemplo, Lucas Rodríguez. "En este campeonato no, lo hice en los tres últimos y no pasábamos de semi. Ahora me dije que no voy a hacer ninguna promesa pero siempre le agradezco a Dios y le pido la bendición para todo el plantel en cada partido", contó el arquero.
Matías Ceballos es otro de los jugadores que tampoco tomó ningún compromiso, pero el volante en el ascenso de 2010 cuervo pidió y cumplió con la Virgen de Urkupiña.
Diferente es lo de Tomás Armella, de gran vocación religiosa, quien siempre sale a la cancha con la imagen de San Expedito. El Boby, al igual que Miguel Puntano, se comprometió a llevar adelante una promesa en caso de lograr el ascenso, aunque prefirieron no contarla.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...