El próximo sábado, a las 19.30, se llevará a cabo la bendición de manos y herramientas de trabajo durante la misa a celebrarse en la parroquia San José de Cerrillos. Las actividades se realizarán este año en el marco del Jubileo de la Misericordia.
En un mensaje dirigido al pueblo el cura párroco local, Eduardo Correa, expresó: "Vamos a pedir especialmente a San José, patrono de nuestra localidad, que bendiga a todos los trabajadores, que llegue el trabajo a quienes no lo tienen y que por medio de él entre todos construyamos un mundo mejor".
El papa Francisco, respecto al trabajo reflexionó que "expresa la dignidad de la persona. El trabajo, se dice comúnmente, es necesario para mantener a la familia, para colabora con el crecimiento de los hijos, para asegurar a los seres queridos una vida digna. De una persona seria, honesta, lo más bello que se puede decir: 'es un trabajador', es una persona que en la comunidad no vive a expensas de los otros".
La importancia de la familia
Francisco agregó: "¿Dónde se aprende este estilo de vida laborioso?. Primero que nada se aprende en familia, que educa al trabajo con el ejemplo de los padres: el papá y la mamá que trabajan por el bien de la familia y de la sociedad.
En el Evangelio, la Sagrada Familia de Nazaret aparece como una familia de trabajadores y Jesús mismo es llamado hijo del carpintero o incluso el carpintero. Trabajar repito es propio de la persona humana. Expresa su dignidad de ser creada a imagen de Dios. Por eso se dice que el trabajo es sagrado. Por eso la gestión de la ocupación es una gran responsabilidad humana y social, que no puede ser dejada en las manos de pocos o descargado sobre un 'mercado' divinizado. Causar una pérdida en puestos de trabajo significa causar un grave daño social".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora