Cerrillos tuvo ayer el cuarto día de paro con el agravante de que los manifestantes impidieron la salida de camiones de recolección de residuos, por lo que se hizo una denuncia policial. La comuna solicitó la conciliación obligatoria a Trabajo y ayer hasta altas horas permanecían reunidos representantes del gremio con el asesor Daniel Nallar.
Los empleados de paro discuten a través de la Secretaría de Trabajo un ítem de 500 pesos que surge del decreto que firmó el Gobierno de la Provincia para la administración centralizada, por lo que no le corresponde este ítem a ningún municipio, que por ley son autónomos y deben negociar a través de sus propios gremios. Desde la Municipalidad se pidió de nuevo la conciliación obligatoria y no se explican la demora en el dictado de la medida para el municipio que gobierna Yolanda Vega, hasta ahora con grandes dificultades. Aclararon que el municipio está abierto al diálogo y recordaron que el sueldo de septiembre fue abonado el pasado viernes 8 con el aumento del 6 por ciento.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia