El IPV le había adjudicado la vivienda en 2009, pero nunca la habitó. La situación fue corroborada y se procedió a la desadjudicación mediante una resolución judicial, por incumplimiento de lo establecidos en la normativa vigente relativa a la habitabilidad normal y permanente por parte del grupo familiar adjudicado.
Ante los trámites administrativos, el adjudicatario planteo una apelación y solicitó la declaración de nulidad de los actos administrativos llevados a cabo por el IPV, las que fue desestimadas.
Finalmente, la Corte de Justicia de Salta confirmó la sentencia de primera instancia que desadjudica una vivienda del Instituto Provincial de la Vivienda en el barrio Los Pinares, de Cerrillos.
Justicia frente a la necesidad
No son pocos los casos en que los beneficiarios de viviendas sociales construidas por el Estado que no las habitan, las alquilan o la dan calidad de "préstamo" a terceros. Se trata de una situación impregnada de injusticia para las miles de familias que se encuentran a la espera de un techo propio. Desde hace un tiempo a la fecha se van intensificando los controles, tanto del IPV en cuanto a lo que hace a los núcleos habitacionales, como de Tierra y Hábitat respecto de los loteos sociales.
Pinares es uno de los tantos barrios polémicos donde pululan las denuncias sobre casas deshabitadas, alquiladas o cedidas a terceras personas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Ernesto Ordoñez
Ernesto Ordoñez · Hace 18 días

¡¡¡¡¡EXCELENTE!!!!!

Se está leyendo ahora