Luego de dos días de protestas de los empleados municipales y marchas por la avenida General Güemes ( tramo urbano de la ruta 68) que ocasionaron innumerables inconvenientes en el tránsito vehicular, hoy se normalizó la situación. Los gremios ATE y SOEM que nuclean a los trabajadores del sector se manifestaron exigiendo el pago a trabajadores que hasta ayer no habían percibido sus haberes correspondientes a octubre. Esta situación alcanzaba a aproximadamente la mitad de los municipales.
"Por falta de fondos se pagó hasta el 11 del corriente, por orden de legajo, a la mitad de los trabajadores. Eso originó la protesta, pero ayer (jueves) la provincia hizo los depósitos y hoy (viernes) cobraron todos", contó una fuente cercana a la comuna cerrillana.
Sin embargo, lejos de menguar los problemas se suceden día a día y los gremios, anticiparon en los pasillos del edificio municipal que el lunes convocarán una asamblea para tratar el tema: ayuda extraordinaria.
En este sentido, vale la pena recordar que los trabajadores comunales reciben todos los años una ayuda extraordinaria durante los meses de octubre, noviembre y diciembre, que para este período se fijó, según informaron fuente gremiales, en $975 por mes. Este monto suele hacerse efectivo los día 15, pero los gremios no vislumbran noticias positivas al respecto por lo que evaluarán si inician un plan de lucha para exigir dicho pago o esperan un tiempo prudencial, hasta fines de este mes manifestaron, para percibirlos.
Los cierto es que estos vaivenes internos tienen a maltraer a los vecinos que se ven afectados por la falta de prestación de servicios y paralización de algunas obras. Durante esta semana, a raíz de las protestas, la recolección de residuos, barrido y limpieza se cubrió con guardias mínimas.
La óptica de Servicios Públicos
Víctor Eduardo Baduna Gomeza, encargado de Servicios Públicos de la Municipalidad de Cerrillos explicó que la situación es compleja y que cada sector tiene sus razones. Sin embargo, advirtió que existe en el marco de las sucesivas protestas una gran cuota de política. "Los gremios sin duda quieren mostrarse fuertes y unidos ante la nueva administración que asumirá el próximo 10 de diciembre. Es como mostrarle a la nueva intendenta a lo que se tendrá que atener", explicó Baduna Gomeza.
El funcionario dijo, además, que los trabajadores tienen el derecho a reclamar el pago de haberes y los vecinos a protestar. "Los problemas en la prestación de servicios a causa de los constantes medidas de fuerza generan indignación en los vecinos, que manifiestan que ellos realizan sus contribuciones y nada tienen que ver con los problemas internos de la Municipalidad", concluyó Baduna Gomeza.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora