El ex Policlínico ferroviario, de la ciudad de General Güemes, convertido en un centro de salud desde principios de siglo, cerró en forma definitiva las puertas debido a graves problemas edilicios. La decisión fue adoptada por el actual gerente general del hospital Joaquín Castellanos, Dr. Jorge Barni, como medida de prevención. "No podemos arriesgarnos a que se caiga un pedazo de techo encima de alguien, todo está muy mal, baños, paredes, no podemos continuar con la atención de pacientes, por esa razón vamos a trasladar el centro de salud al barrio de La Tablada", adelantó Barni.
El Policlínico Ferroviario, tuvo sus días de gloria, en épocas en que funcionaba a pleno el ferrocarril, y ofrecía internaciones, atención especializada, contaba con farmacia, etc.
Su decadencia llegó con las privatizaciones del ferrocarril y tuvo que cerrar sus puertas en los años 90. Fue rescatado por la provincia a principios de la década pasada y se instaló allí un centro, tras un acuerdo con el Ferrocarril Belgrano. Quedó a cargo del hospital zonal y se destinaron recursos y personal de salud para contar con una guardia permanente y las especialidades básicas.
Problemas edilicios
Lamentablemente al no tratarse de un inmueble perteneciente a la provincia, las inversiones en ampliaciones o restauraciones edilicias no fueron posibles. El ferrocarril nunca se hizo cargo del mantenimiento y hoy muestra un total deterioro. Se gestionó la donación del predio a la provincia, pero no el intento no prosperó por la negativa del ferrocarril. Intentar arreglar su estructura tendría un costo superior a construir uno nuevo, el terreno es lo suficientemente grande (30 x 80) como para realizar un minihospital. Las tratativas continúan porque es imprescindible contar con un completo centro de salud que le brinde una respuesta rápida a la creciente población de la Banda Este de la ciudad, descomprimiendo la saturada guardia y consultorios que presenta a diario el hospital Castellanos.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora