Los referentes de todos los sectores de la CGT se encontraban reunidos ayer en una cumbre en la que se continuará debatiendo el proceso de reunificación y otras cuestiones que generan preocupación entre los gremialistas, especialmente el impuesto a las ganancias y los despidos.
La reunión comenzó pasadas las 18 en la sede porteña del sindicato de UPCN, en Moreno al 1300, donde se encontraron Hugo Moyano, Antonio Caló y Luis Barrionuevo, además de representantes del sector de los Gordos, los independientes.
También asistieron por primera vez dirigentes del Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA), único grupo que hasta el momento no había participado de ningún encuentro por la reunificación.
Ganancias, el punto crítico
Hugo Moyano, titular de la CGT Azopardo, aseguró que "el presidente Mauricio Macri no puede apelar a los técnicos para resolver el problema del impuesto a las ganancias porque esa sola opción no puede terminar bien", y explicó: "Precisamente eso acaba de ocurrir en el Congreso de la Nación".
En una misma línea se pronunciaron Luis Barrionuevo, Antonio Caló y Juan Carlos Schmidt, quienes coincidieron en la necesidad de modificar la alícuotas de Ganancias "de forma urgente o de eliminar directamente el tributo cumpliendo el compromiso electoral asumido por el presidente".
Barrionuevo se mostró "totalmente conforme" con el rechazo parlamentario al proyecto de modificación del impuesto a las Ganancias, el cual "incorporaba a 300.000 jubilado, sin contar a los activos", aseguró.
"No sé si el Gobierno está enterado de que las cosas están mal, si bien es cierto que no le dejaron la panacea, esperamos que no derive más plata a los que más tienen", afirmó el gastronómico que no descartó movilizar al Congreso cuando se trate la modificación de Ganancias.
Asimismo, el gremialista anticipó que pedirá un bono que compense "el 7 por ciento del poder adquisitivo perdido estos meses". Y se señaló que "en los meses de diciembre, enero y febrero hubo aumentos de tarifas, de alimentos y no hubo paritarias, por lo que queda claro que el salario no genera la inflación".
Por su parte, Schmid aseveró que la Confederación del Transporte analizará la posibilidad de medidas de acción directa "si no se modifica en breve la actual situación de trabajadores y jubilados".
Los obstáculos que quedan para sellar la unidad de la CGT son los recelos que persisten entre los sindicalistas, por lo que acordar una conducción que represente a todos los sectores es uno de los principales desafíos. Lo cierto es que no se esperan definiciones.
Es solo un gesto que demostrará fortaleza ante el gobierno de Mauricio Macri.

Para evitar despidos

Los petroleros privados que trabajan en la empresa Tecpetrol aceptaron una reducción salarial del 30 por ciento a cambio de evitar despidos masivos, en un acuerdo que regirá hasta el 1 de agosto próximo.
La empresa exporta la totalidad de su producción petrolera y viene desde abril del año pasado golpeada por el desplome del precio del barril de crudo (que bajó de 100 a 30 dólares), lo que puso en jaque a unos 1.300 empleados.
Tecpetrol está entre las 10 mayores operadoras de petróleo y gas natural de Argentina y opera áreas hidrocarburíferas en las cuencas Noroeste, Golfo de San Jorge y Neuquina con una capacidad de actividad de 3.700 m2 de petróleo por día.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora