"Llegaron ya, los reyes eran tres / Melchor, Gaspar y el negro Baltasar / arrope y miel le llevarán / y un poncho blanco de alpaca real", canta un alegre villancico sobre la venida de los Reyes Magos que, según la tradición cristiana, van a visitar a Jesús tras nacer en un pesebre.
El coro de la iglesia San Pedro Apóstol homenajeó a los Reyes Magos en su día y alegró la tarde de las familias que se congregaron en el anfiteatro del parque San Martín.
Este coro forma parte del Movimiento Navideño del Norte, que desde hace 25 años tiene un taller de música, en el que se enseña quena, sikus, charango, bombo, batería y teclado a quien quiera aprender.
Se preparan todo el año para cantar canciones navideñas. "Generalmente cantamos en la peatonal al principio de la Navidad. Estuvimos unos días atrás con gente de Seclantás y Cachi, que venía de los cerros a cantar villancicos", contó a El Tribuno el profesor Jorge Sato. La iglesia queda en villa Primavera, cerca del Mercado Artesanal. Quienes quieran participar pueden contactarse con ellos en la página de Facebook "Ministerio de Música San Pedro Apóstol". El coro está compuesto por alrededor de 50 personas de entre 7 y 60 años y está pronto a grabar el cuarto disco de villancicos.
La visita de los Reyes
Melchor, Gaspar y Baltazar visitaron a niños y niñas y les llevaron juguetes para divertirse en sus vacaciones. Ayer estuvieron en el CIC de Solidaridad, el Hogar Divino Niño, el barrio Fraternidad, la Ludoteca municipal y el club San Silvestre.
Hoy los Reyes Magos visitarán el asentamiento Virgen de Urkupiña, desde las 10. Por la tarde, a las 18, estarán en la cancha de fútbol del barrio Juan Manuel de Rosas.
"Changos y chinitas, duérmanse / que ya Melchor, Gaspar y Baltasar / todos los regalos dejarán / para jugar mañana al despertar", continúa la canción navideña. Chicos y chicas prepararon en sus casas las cartas con sus pedidos de regalos, alimento para los Reyes Magos y sus camellos y un par de zapatos para que supieran que se habían acordado de ellos.
Pelotas, muñecas, juegos para el agua, zapatillas y ropa fueron algunos de los regalos que recibieron los niños y niñas de Salta.
"El niño Dios muy bien lo agradeció / comió la miel y el poncho lo abrigó / y fue después, que sonrió / y a medianoche el sol relumbró", concluye el villancico.
Agradecidos por la vista de los Reyes Magos, niños y niñas se fueron a dormir con la ilusión de que el año próximo se renueve esta alegría.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...