*

Chapecoense: un jugador reveló la casualidad que salvó su vida
Alan Ruschel está sentado del lado del acompañante. Tiene dos almohadas para alivianar los dolores que le puedan producir los movimientos del auto. La sonrisa no sale de su rostro, pero tampoco esa mirada de tristeza, de incertidumbre. Tiene la suerte de haber sobrevivido a la tragedia aérea que sufrió Chapecoense cuando viajaba a jugar la final de la Copa Sudamericana contra Atlético Nacional. Aunque también siente dolor por los amigos que ya no están. Al llegar a su casa, un grupo de personas lo esperan y le corean una canción muy especial: "Soy un milagro, estoy aquí".
Así regresó el defensor de Chapecoense a su hogar, después de varios días de recuperación. Claro, no es el mismo que se fue. Camina a paso lento, respira con pausa y realiza movimientos muy lentos, como sintiendo dolor. No es para menos: en el accidente sufrió la fractura de una vértebra y un edema pulmonar. Además, durante los primeros seis días, perdió nueve kilos que aún debe recuperar. Pero ciertamente es un milagro haber salido con vida de un accidente en el que murieron 71 personas. Por eso parece no poder creer el lugar en el que se encuentra.
Al llegar a su hogar, Ruschel brindó una entrevista a la TV de Brasil. Reconoció que se siente muy feliz de poder estar con su familia, pero también rompió en llanto cuando recordó a sus compañeros, como Danilo, con quien tenía una excelente relación. Además, contó que salvó su vida gracias a Jakson Follman, el arquero suplente que también sobrevivió y a quien le fue amputada una de sus piernas.
"Me acuerdo que estaba sentado en el fondo, en una de las últimas tres filas... Me acuerdo que Jakson Follman me llama y me dice: 'Ven, siéntate conmigo'. Y fui a sentarme a su lado porque era él. Lo conozco desde el año 2007, entonces salí de mi asiento y me fui con él. En ese momento, me estaba salvando la vida", confesó el brasileño, muy conmovido al recodar ese episodio.
En el mismo informe, el periodista también habló con Follman. Su recuperación es más lenta, claro. Y su voz parece irreconocible. Es que como estuvo muchos días entubado y en coma, le cuesta mucho hablar. "Me enteré de la amputación en Colombia. Fue un golpe, pero traté de mantener la calma porque quería empezar mi recuperación. Yo quería verme bien y eso es que estuvo pasando. Estoy muy feliz", dijo el arquero, que perdió la pierna derecha tras el accidente.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...