"La vida es lo que hacemos de ella y los viajes son los viajeros", nos desengañó una vez el poeta portugués Fernando Pessoa. Y hasta el martes último los salteños pudieron haberse cruzado con un trío singular de aventureros: Charly, Saviola y Whisky, socios en una aventura denominada "Argentina con mis perros".
El 19 de diciembre pasado Charly Entrala (35) dejó su trabajo en San Fernando, zona norte de Buenos Aires, y partió en un Peugeot 404 modelo 71 con el objetivo de unir Ushuaia con La Quiaca. Sus compañeros de ruta son sus perros mestizos Saviola (15) y Whisky (3).
Charly es proteccionista y ya rescató alrededor de cien perros en situación de calle, a los que hizo castrar y luego ubicó en buenos hogares. El mensaje "No compres uno de raza, adoptá uno sin casa" está impreso en el vidrio trasero de su automóvil; pero un día sintió que su acción podía replicarse ilimitadamente si salía a predicar con el ejemplo a la vista.
Saviola es su primer rescate. "En realidad ella se rescató sola. Se metió en mi casa porque pasaba por entre las rejas. Es mi hija de toda la vida. Yo digo que somos casi como marido y mujer: duermo con ella hace quince años y es la chica que más me duró", bromea. A Whisky lo tuvo en tránsito como ocho meses y se lo terminó quedando, más que por no haberle hallado adoptante porque tenía otra perra que había fallecido de la que este mestizo había copiado muchas actitudes. "Parecía que la otra perra vivía a través de él. Whisky es el único con que me quedé, de entre más de cien que rescaté. Hace como un año y medio que lo tengo y lo sumamos a la travesía. El viaje original se iba a llamar 'Argentina con mi perra' y terminó siendo 'Argentina con mis perros'", comenta.
charly1.jpg
En uno de los laterales del coche figuran las provincias por las que ya han pasado: Buenos Aires, Río Negro, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Neuquén, Mendoza, San Juan, La Rioja, Catamarca, Tucumán y Salta. Toda la travesía va quedando registrada en la fanpage de Facebook "Argentina con mis perros", a la que Charly define como "una pequeña bitácora". "Voy subiendo lo que hacen ellos porque me siento un simple espectador, un chofer. Mostramos las distintas bellezas que tiene el país y nos sigue mucha gente de diferentes países. Me han llegado mensajes de Estados Unidos, de Europa", señala. En estas instantáneas de viaje hay espacio para recomendaciones bien a lo Charly (que dice que tiene malas pulgas): "¡No seas sorete, no los atropelles! ¡Castren a sus animales, carajo!". También para notas conmovedoras como el recuerdo de su madre (que falleció en 2010 a causa de un cáncer de útero): "¡Esto es para vos, viejita, donde estés lo logré, mamita!" y los saludos para su padre: "¡Vos, viejo, esperanos que ya volvemos!".
Aquí conocieron el parque nacional Los Cardones, Cachi, la Cuesta del Obispo, San Lorenzo y San Antonio de los Cobres. Incluso consiguieron subir los tres en teleférico hasta el cerro San Bernardo.
Entre algunos contratiempos como el de La Quiaca, cuando se le rompió el tambor del encendido en plena ruta, siempre les sale al paso la protección de algún paisano.
Entre tanto calor humano que les brinda comida, alojamiento y reparación mecánica gratuita, Charly no olvida esparcir su mensaje. "En todas las ciudades que llego me comentan lo mismo: '¡Acá no sabés la cantidad de perros que hay!'. Pero la gente es reacia a hacerlos castrar, sobre todo a los machos. Dicen 'que tengan una alegría', entonces uno tiene que explicarles que esa alegría para el macho es la violación sistemática a una perra y que la perra luego sufre mucho por el estrés de tener a sus hijos en la calle", expresa.
charly2.jpg

La castración generalizada

No escapó al ojo proteccionista de Charly que en la ciudad de Salta los perros que viven en las calles del centro están bien alimentados, castrados y vestidos.
"Pero estaría bueno que tengan una familia que los malcríe. Yo digo que ellos (por Saviola y Whisky) son mi familia. El perro es el único ser vivo que te quiere más a vos que a sí mismo y está tan desprotegido. La gente los echa, los prende fuego, los tiene atados en el fondo o en los frentes, bajo la lluvia, bajo el sol, con frío... no creo que ellos ni ningún ser vivo merezcan semejante maltrato", dice. Acota que la castración sistemática tiene un impacto exponencial en la reducción de animales en las calles. "Ver perros abandonados, sucios, lastimados, sarnosos y desnutridos da una imagen de sociedad que no evoluciona. Si alguien se lleva el mensaje del auto de adoptar a un caschi y castrar ya estoy hecho", dice acerca de su utopía. Según el poeta uruguayo Eduardo Galeano, la utopía está en el horizonte. Si caminamos dos pasos, "ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar". Por ello, Charly Entrala sigue en viaje.
charly3.jpg

Datos de un extenso viaje

Colegas: Charly conoció a varios grupos de proteccionistas durante su viaje como a Angelitos Callejeros de La Quiaca o el refugio San Roque de Jujuy.
Hoy por ti...: Le robaron ropa y provisiones en algunas paradas. Pero se recuperó y también donó ropa y provisiones en su recorrido por el Norte.
Dolor de cabeza: Se le rompieron la cámara, la notebook y el auto, pero siempre le salen al paso técnicos y mecánicos que le ofrecen su ayuda.
16.000 kilómetros llevan recorridos Charly, Saviola y Whisky. Quedaron enamorados de la ruta 40.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


STEINERT REGINA
STEINERT REGINA · Hace 3 meses

ESTO ES UN EJEMPLO DE VIDA, SENSIBLE Y CON LA FUERTE CONVICCION DE SOLIDARIDAD. SI LO IMITAMOS TENDREMOS UN MUNDO MEJOR

STEINERT REGINA
STEINERT REGINA · Hace 3 meses

UN SER SENSIBLE Y EJEMPLO DE VIDA, ES DIGNO DE COPIARLO Y TENDRIAMOS UN MUNDO MARAVILLOSO

damian rios
damian rios · Hace 5 meses

un ejemplo el loco solo quien brinda amor a un animal sabe que ese animal no caga donde duerme no muerde a la mano que le da de comer. pasa que seguramente el q opino que hay olor a mierda de perro debe tener atado o encerrados a sus perros. feliz por este ejemplo feliz por sus mascotas sean felices vivan sus vidas a pleno al final nos pasamos mirando q tan fantastica es la vida de los demas. vivamos vivamos vivamos. seamos y dejemos ser. y vos maximo se mierda que eso te queda bien. BLESS.

Luis Ricardo Díaz
Luis Ricardo Díaz · Hace 5 meses

POBRE INFELIZ EL DE SEUDÓNIMO MÁXIMO. SEGURAMENTE UN FRACASADO RESENTIDO DE LO QUE SE LE CRUCE. ¿O NO MÁXIMO?

Perez Juan Carlos
Perez Juan Carlos · Hace 5 meses

Hermosa nota. Ojalá logre crear conciencia entre todos los insensibles que ven a los animales como juguetes. Aquellos papás que compran cachorros solo para complacer caprichos de hijos, esposas y hasta de ellos mismos, y cuando se aburren los dejan abandonados sin piedad, o para esas personas que no teniendo suficiente para subsistir ellos mismos adoptan un animal. Sería bueno aprender que sea cual sea el animal que adoptemos es un ser vivo que sufre y se alegra con nosotros, es leal y cariñoso a morir, necesita de cuidados, una que otra atención veterinaria, mimos, comida y agua a diario, como uno más de la familia... No adopten si no entienden esto!


Se está leyendo ahora