"Desde hoy día Chile es diferente, es un Chile para todos", celebró Roxana Ortiz después de haberse convertido junto a la española Virginia Gómez en una de las primeras parejas gays en firmar una unión civil, una figura legal inexistente hasta este jueves.
En una ceremonia a puertas cerradas en el Registro Civil, en la que estuvieron acompañadas sólo de sus familiares y amigos más íntimos, esta pareja logró concretar después de 11 años de relación sentimental una de las mayores aspiraciones de las organizaciones homosexuales chilenas. Entre papel picado multicolor, sonrientes pero con el rastro en sus ojos de haber llorado de emoción, Virginia y Roxana exhibieron tras el fin de la ceremonia la libreta familiar de color azul que oficializa desde este jueves su Acuerdo de Unión Civil (AUC). "Fue como una ceremonia de matrimonio civil, igual. La jueza estuvo ahí, nos dijo nuestros derechos y nuestros deberes; nos deseó lo mejor, dijimos el sí quiero; lloramos mucho. Fue súper bonito", relató Virginia a la AFP en las afueras de las oficinas del Registro Civil en Santiago. Mientras se desarrollaba la ceremonia, un grupo de parejas homosexuales bailó un vals en las afueras del edificio, donde también funcionarios de Registro Civil -que cumplen más de tres
semanas en paro en demanda de mejoras salariales- aprovecharon la presencia de los numerosos medios de comunicación para protestar ruidosamente, con silbatos y vuvuzelas, y hacer pasar su mensaje. A la misma hora, en la ciudad de Concepción (500 km al sur de Santiago), se unieron Vicente Medel Salazar y Esteban Guzmán Rioseco, una joven pareja de estudiantes homosexuales.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora