Suspendido a 300 metros del suelo, China inauguró el sábado último un puente colgante con el suelo de vidrio, no apto para personas con vértigo.
La obra se construyó en los espectaculares parajes del parque natural de Zhangjiajie, que inspiraron la película Avatar y solo puede recibir simultáneamente a 800 personas, explicó la agencia oficial Xinhua.
La estructura tiene un largo de 430 metros y está suspendida a 300 metros del suelo, colgando entre dos picos montañosos del parque natural de Zhangjiajie, en la provincia central de Hunan.
Además de atravesar la estructura y disfrutar la vista de las montañas, los turistas podrán también hacer deportes de riesgo como saltos al vacío o viajes en tirolesa (canopi).
"Quería venir y sentir la grandiosidad de esta obra. ­No tengo miedo porque parece seguro!", explicó Wang Min, una madre de familia que acudió acompañada por su marido y sus hijos.
Para mostrar la solidez del puente, se han organizado varias operaciones de comunicación. En uno de los experimentos un periodista golpeó con un martillo una de las losas, en otro, un vehículo cargado de pasajeros pasó por encima de una de las baldosas, que no registró ninguna fisura.
"Hoy está un poco atestado, hay un poco de desorden. Pero estar suspendido a 300 metros es una experiencia única", dijo entusiasmado Lin Chenglu, que viajó con sus colegas.
La agencia Xingua informó que la entrada, que cuesta 138 yuanes (20 dólares, 18 euros).
Para evitar cualquier daño a la infraestructura, "están prohibidas las cámaras de foto y los palos de selfies", indicó la agencia, que precisó que tampoco se pueden usar tacones.
El puente fue diseñado por el arquitecto israelí Haim Dotan, que también ha inaugurado otras obras en China.
El Gobierno municipal dijo que una de las cumbres del parque Zhangjiajie podría haber inspirado la montaña flotante que aparece en la película Avatar, lanzada en 2010 en China.
Según un diario local, un fotógrafo venido de Hollywood llegó al lugar en 2008 para tomar fotos que después fueron utilizadas por la producción.
Con este puente la provincia central de Hunan, muy visitada por turistas chinos al ser la tierra natal de Mao Zedong, busca con este proyecto aumentar el número de viajeros a una de sus mayores joyas naturales, el parque de Zhangjiajie.
La bella y llamativa mezcla de formas kársticas -más de 3.000 columnas pétreas lo pueblan- con el verdor de los bosques subtropicales mereció ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1992.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora