Desde 2010, un equipo de biólogos de la Fundación Miguel Lillo estudia los dorados del río Juramento. El proyecto "Tigres del río" busca revelar detalles de la biología reproductiva, alimentaria y de los patrones de movimiento de esos peces en aguas salteñas. Del mismo modo, se investiga la presión de pesca que sufre la especie.
Algunas de las conclusiones a las que arribaron los especialistas fueron tomadas por el Ministerio de Ambiente y Producción Sustentable de Salta y se implementaron cambios en los períodos de veda para pescadores.
El proyecto se desarrolla en el tramo medio del río, comprendido entre el paredón del embalse El Tunal y la localidad anteña de Gaona.
Desde la Fundación compartieron con El Tribuno parte de los resultados de la investigación científica, para la cual se capturaron 508 dorados, de los que fueron marcados 413 para evaluar sus patrones de movimiento cuando se los recaptura.
Se estableció que crecen casi un kilo por año de vida. Ese desarrollo se mantiene sostenido hasta los 60 centímetros de longitud aproximadamente, tras lo cual los animales ganan más peso que longitud.
En el río Juramento la población de dorados está integrada en su mayoría por piezas de entre de 3 a 5 kilos.
Los análisis dan cuenta que los dorados se encuentran en buen estado. Esto se establece mediante el índice de Fultón, que consiste en la comparación de un valor medio de la longitud y peso de la misma especie en dos acueductos, en este caso se confrontó con los del río Paraná, que están en peor condición que los salteños, según concluyeron los investigadores.
Se estableció, además, que el comienzo del período reproductivo se inicia hacia fines de primavera, donde los órganos reproductores (gónadas) de los dorados se encuentran en desarrollo y concluye en marzo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora