Los 30 grados que ayer se vivieron en el Campo de la Cruz no hicieron meya en la fe de los cientos de creyentes de la Virgen de Urkupiña. A las 15.30 la imagen central llegó desde la iglesia El Pilar para dar inicio a una breve procesión, que no por eso estuvo menos cargada de emoción y agradecimiento.
Desde los vehículos que se estacionaron sobre las calles colindantes al predio, familias completas, con bebés y abuelos, se sumaron a la procesión. La mayoría con sus imágenes en andas. De todos los tamaños y colores, las vírgenes -algunas ataviadas con aguayos y otras con ponchos salteños- se sumaron a la festividad.
"Desde hace cuatro años que formamos un grupo de vecinos del barrio Tres Cerritos, devotos de la Virgen. Hacemos la novena y venimos a la procesión. Tenemos una gran devoción por nuestra madre de Urkupiña", dijo Rosa a El Tribuno. Ella, junto a una veintena de vecinos, se llegaron hasta el Campo de la Cruz para participar de la ceremonia y dejar sus agradecimientos. "Mi único pedido es por nuestra Patria, porque no estamos muy bien y espero que todos tengan trabajo y un plato de comida para su mesa", afirmó esta mujer, mientras cargaba la pequeña imagen de su virgen en las manos.
Unos pasos más atrás, una joven de 23 años llevaba en andas junto a su hermana la imagen de una virgen de 90 cm de alto. "Hace cinco años que vengo. Los primeros años participaba de la procesión con la imagen de un vecino, pero ahora mi hermana tiene la suya y la ayudo. Además vengo a agradecer muchos favores. Todos los años pedimos por el pan de cada día y la salud de la familia. Lo demás viene solo", contó emocionada Maira.
Junto a un grupo de amigas, Micaela llevaba su imagen en las manos, seguida por sus hermanos y padres. "Venimos todos los años, pero este año le quiero hacer mi pedido particular. Estoy estudiando para maestra jardinera y espero que me vaya bien", contó Micaela de 19 años.
Leandro tiene 27 años y ayer fue su primera participación en una procesión de la Virgen de Urkupiña. Su historia de fe llegó de la mano de su hermano. "Él le tiene mucha fe, y yo veía que lo ayudaba mucho con todos sus pedidos. Eso me impulsó a creer y la verdad que tengo mi vida puesta en ella", dijo con dos imágenes en sus manos y otras dos en manos de su pareja. Este joven hizo ayer la procesión llevando las imágenes de su hermano que partió a Bolivia a festejar a la "mamita, de su hermana y de un amigo, además de la propia.
María y su hermana superan los 50 y hace cuatro años que son devotas de la Virgen. Bajo una gran sombrilla para protegerse del sol, las dos mujeres hicieron la procesión y se ubicaron en la primera fila para participar de la homilía. Con los ojos cargados de lágrimas agradecieron poder participar de la celebración, ya que fue feriado. Mientras la celebración continuaba, desde el Samec, Oscar Taritolay, a cargo del operativo de ayer, destacó que se derivó a una embarazada y se atendió a cuatro adultos mayores con problemas de lipotimia a causa del calor. Sobre las veredas del Campo se replicaron los puestos se venta de bebidas, comidas, banderines a 10 pesos y atrios.
La celebración terminó con fieles regocijados de haber dado gracias una vez más.

La bendición de vehículos y otros bienes

Las celebraciones en torno a la Virgen de Urkupiña empezaron a primera hora de la mañana en el templo de Mitre al 1400. El sacerdote de la iglesia El Pilar, Javier Mamaní, se sorprendió por la cantidad de gente que se acercó y consideró que es una festividad que "crece año a año". Mamaní agregó que el hecho de que fue feriado contribuyó a la gran cantidad de fieles que llegaron al lugar.
En el ingreso a la iglesia, distintas organizaciones religiosas apostaron mesones con imágenes, estampillas y comidas que comercializaron para recaudar fondos.
Durante este ceremonia, los agentes de tránsito cortaron la circulación en las calles aledañas para que los vehículos de los creyentes pudieran estacionarse en las cercanías, teniendo en cuenta que la ceremonia de ayer en la mañana se concentraba en la bendición de los vehículos y otros bienes.
El padre Mamaní realizó múltiples bendiciones y bregó por el respecto mutuo. En diálogo con El Tribuno recordó que hace aproximadamente una década que se empezó a reponer la celebración en nuestro país, que convoca a muchos argentinos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


juan carlos lopez
juan carlos lopez · Hace 3 meses

Me gustaria saber si los bolitas son tan ferborosos en el festejo de las fiestas del Señor y La Virgen del Milagro, nuestros patronos


Se está leyendo ahora