Con la culminación de la paritaria de camioneros habría terminado la ronda salarial de este año en los gremios grandes. Sin embargo, los gremios que negociaron a principio de año temen que les haya quedado corta la bocha en la carrera contra la inflación y se están movilizando para reclamar una nueva tanda de discusión salarial. De todas maneras las paritarias cerraron con incrementos muy superiores a lo que fue la expectativa inicial del Gobierno que esperaba un máximo del 25%.
Cabe aclarar que las cifras que se anuncian no siempre responden a una simple fórmula matemática de porcentajes. Ello porque cada convenio colectivo tiene un laberinto de adicionales, ya que los aumentos son escalonados y porque no siempre son uniformes para todas las categorías.
En este último tema es dable señalar que hace una década se viene advirtiendo un achatamiento de la pirámide salarial: es relativamente poca la diferencia entre las máximas categorías y las inferiores.
Los gremios que lograron mayores aumentos salariales son encabezados por Utedyc (el sindicato que agrupa a trabajadores de clubes, asociaciones civiles, etc.), con un 40% en tres cuotas.
Le siguen los aceiteros con un 38%, que se paga sin escalas, obteniendo un sueldo básico de casi 20.000 pesos (viva la soja). Similar básico consiguieron los bancarios ($20.517), quienes también pactaron que si la inflación supera el 33% exigirán un pago extra. Los camioneros también se acercan a los $20.000 de básico.
Sindicatos y cámaras empresarias siguen haciendo oídos sordos a la clara jurisprudencia que establece que no existe esa extraña categoría de "asignaciones no remunerativas".
Hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación ha afirmado categóricamente que ese tipo de prestación integra la remuneración de los trabajadores.
Luego se hablará de "industria del juicio", siendo que los mismos agrupamientos empresarios son cómplices de esa manifiesta ilegalidad.

Servicio doméstico

El último sector que logró un aumento salarial fue el de trabajadores domésticos, con un incremento del 33%, que se aplicará en dos tramos a partir del 1 de junio. Se otorgará un 18% a partir del 1 de junio y 15% no acumulativo el 1 de diciembre. De este modo, el sueldo de una empleada doméstica con retiro pasará en junio de $5.358 por 8 horas de trabajo, a $6.322 y en diciembre ascenderá a $7.126. Actualmente la hora de trabajo en las casas particulares está fijada en $43 y subirá a $50 en junio y $57 en diciembre. Cabe aclarar que este salario por hora solo se aplica a quienes trabajan esporádicamente (precisamente por horas); para quienes trabajen pocas horas pero en forma permanente y mensual deberá calcularse la hora a razón de $ 31,61 en junio y $ 35,63 en diciembre. Así el trabajador doméstico de medio día percibirá un salario mensual de $ 3.161 desde junio y de $3.563 desde diciembre.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora