El cigarrillo electrónico es un dispositivo que convierte en vapor nicotina diluida en líquidos específicos. La nicotina es la sustancia responsable de la adicción causada por el cigarrillo, por lo que el cigarrillo electrónico está siendo ampliamente vendido como una forma de dejar el vicio, a pesar de que expertos difieren de esa afirmación, y no consideran el cigarrillo electrónico como una técnica para dejar de fumar.
Por lo tanto no hay evidencia científica de que el cigarrillo electrónico sea menos dañino que el cigarrillo común. La afirmación de que contiene nicotina no es satisfactoria, pues algunos de los líquidos que se usan, contienen otras sustancias tóxicas del tabaco, aunque en mucho menor cantidad.
La Dra. Cristina Borrajo, presidente de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria explica: "Se trata de un aerosol que se aspira y produce vapor caliente, con sustancias muy parecidas al cigarrillo pero en cantidades o dosis mucho menores. Pero no sabemos qué pasa cuando alguien lo consume a largo plazo. Lo que sí sabemos es que el vapor contamina el aire ambiental porque tiene casi las mismas toxinas que el cigarrillo común. Pueden tener o no nicotina, pero hasta ahora la OMS no se expidió respecto a la seguridad del cigarrillo electrónico para la salud y su eficacia para dejar de fumar".
La profesional agregó: La OMS ya reconoció que el cigarrillo electrónico reduce el número de dosis de tabaco consumidas al día. Pero como no existe una dosis de tabaco que sea segura, la reducción del daño del tabaquismo es relativa. En conclusión, el hecho de reducir el consumo no es una solución para el tabaquismo", sentenció.
Por su parte el coordinador del Programa Nacional de Control de Tabaco del Ministerio de Salud, Jonatan Konfino expresó que "el primer mensaje que hay que dar es que no sirve para dejar de fumar. Por el contrario, hay estudios que muestran que los jóvenes empiezan a fumar con más frecuencia cuando prueban el cigarrillo electrónico. No es un chupetín, sino un producto peligroso".
Konfino agregó, además, que la Anmat tomó la decisión en 2011 de prohibir su comercialización por considerar que "no existe evidencia suficiente para concluir que sean una ayuda eficaz para dejar de fumar".
Estudio
Calentado al máximo y aspirado profundamente, el vapor con nicotina de los cigarrillos electrónicos puede producir formaldehido, una sustancia que lo hace entre cinco y quince veces más cancerígeno que el cigarrillo común, reveló un estudio publicado por investigadores de la Universidad de Portland (Oregón).
Durante el experimento, los investigadores constataron que cuando el cigarrillo electrónico calienta el líquido a alta tensión (5 voltios) se produce una tasa de formaldehido más alta que la del cigarrillo común.
De esta manera, el usuario de cigarrillo electrónico que tome diariamente el equivalente a tres mililitros de este líquido vaporizado y calentado al máximo absorbe cerca de 14 mg de formaldehido, contra 3 mg para quien fuma un paquete de cigarrillos comunes.
A largo plazo, la inhalación de 14 mg de esta sustancia nociva por día puede aumentar de 5 a 15 veces el riesgo de cáncer, destaca el estudio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Silvia Acosta
Silvia Acosta · Hace 9 meses

Este pais es tan limitado mentalmente que liberan el consumo de drogas y prohiben el cigarrillo electrónico porque es perjudicial!!! Que patéticos!!!

ELPILLO CAZADOR
ELPILLO CAZADOR · Hace 12 meses

INVENTO PARA DEBILES MENTALES......SI TE HACE MAL DEJA DE FUMAR HERMANO Y LISTO...O HACELO FUMANDO EN MENOR CANTIDAD HASTA DEJARLO.....