Viajaron 15 horas en avión, cruzaron el océano para luego hacer un enorme esfuerzo y llegar a la cumbre del volcán Llullaillaco, en el departamento Los Andes. El objetivo: realizar una aventura familiar y conocer el lugar donde fueron encontrados los Niños de Llullaillaco.
Se trata de cinco franceses, todos familiares, que el 15 de enero pasado hicieron cumbre en la inmensa montaña ubicada a 6.939 metros sobre el nivel del mar. El 5 de enero se instalaron en la zona para poder acceder a la montaña. Para eso tuvieron que contratar los servicios de un guía, quien les indicó todos los pasos que debían seguir.
Francis, de 59 años, Joel, de 38; Guillaume, de 34, Fabien, de 31 y Melissa, de 24 años, son quienes viajaron desde Rodez, una comuna, situada en el departamento de Aveyron, sur de Francia, hacia Salta.
Francis, el tío, se dedica a la cría de ovejas y patos, Joel pinta casas, Guillaume realiza trabajo social en el ayuntamiento (municipio). Fabien se dedica al arreglo de muebles y Melissa es profesora de deportes para personas con discapacidad.
Las peripecias
El tío y autor intelectual de la expedición al otro lado del mundo tiene basta experiencia en escalar volcanes y montañas. En sus casi seis décadas, ya subió a montañas en Ecuador, Nepal y hasta el Aconcagua, en Mendoza.
La escalada al Lullallaico la realizaron en tres tramos: primero hicieron noche en el campo base, luego fueron al campo medio y luego llegaron a la cima. Lo que los impresionó es la soledad que hay en la cima. "No hay nada, solo está uno y la mística de la montaña", señalaron.
Los aventureros contaron que en 2015 solo 15 grupos hicieron cima en el volcán. Al ser consultados sobre qué los atrajo a viajar tanto para escalar la montaña, contaron, en su corto español, que lo que más los atrajo fue la historia de las momias de Llullaillaco y la tremenda sensación de saber que allí se encontraron a estos chicos momificados. También los impactó el sentimiento hacia la Pachamama. "Nosotros le entregamos hojas de coca y agua ardiente", afirmaron.
Estos deportistas pasaron muchas cosas. Lo primero a superar fue la altura, si bien habían entrenado en Francia, la realidad en el terreno es dura y hay que sobreponerse. Guillaume fue el que más se apunó y a duras penas llegó a la cima. El segundo obstáculo fue el frío: el termómetro marcó siempre 20 grados bajo cero.
"El esfuerzo es grande. Llegás a caminar 13 horas. En un momento avanzábamos 100 metros por hora. Teníamos miedo porque las piedras se desmoronaban, y podíamos caer", señaló Fabien, quien ya vino a esta parte del mundo en cuatro oportunidades. Del grupo es el que mejor maneja el español, y considera a Salta como su segunda casa.
Francis TÍO "Estoy orgulloso de mi hija y mis sobrinos por lo que logramos". Fabien SOBRINO "Me gusta Salta y su gente. Vine cuatro veces, me siento muy cómodo aquí".
Una preparación de seis meses
Preparar el viaje desde Francia hasta Salta les llevó seis meses. Este tiempo lo emplearon entre la preparación física y arreglar temas logísticos como los pasajes, el lugar donde se iban a quedar y quién los iba a llevar hasta el pie de la montaña.
"Más que la preparación física hay que tener fortaleza mental. Es un tema de actitud", señaló el tío Francis, quien arrastró a su hija y sus sobrino a esta peripecia.
Ellos compraron un equipamiento especial, de segunda mano, para escalar una montaña, de estas características. Eso les salió 700 euros.
Ellos calculan que el viaje (con pasajes de avión, estadía, comida y guía para llegar a la montaña) les costó, en promedio, unos 800 euros a cada uno. A lo que hay que sumarle los 700 del equipamiento.
El esfuerzo
Los franceses cuentan que el gran problema fue juntar la plata para llegar hasta a Salta.
Es por eso que para fin de año todos trabajaron junto al tío Francis para juntar la plata que faltaba. "Entre todos faenamos más de 100 patos de su granja", dijo Fabien, quien contó que le terminaron vendiendo las aves a los familiares.
Sobre esta experiencia contaron que les ayudó en lo que tuvo que ver con el trabajo en equipo.
Los chicos están orgullosos de haber escalado el Llullallaico. Señalan que para hacer una cosa de este tipo lo fundamental es estar consolidados como equipo.
Al llegar a la cima, cuentan que se cruzan miles de cosas por la cabeza, pero que las lágrimas brotan solas, porque es como tocar el cielo.
"Arriba te falta el aire, el oxígeno es escaso, hay mucho dolor del cuerpo y cabeza. Las condiciones son tales, que cuesta concentrarte y procesar lo que acabas de hacer", señala Fabien.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


· Hace 9 meses

Estimados el error se que es involuntario, pero el Vn. LLullaillaco tiene 6739 msnm.... y el Aconcagua que es el mas alto de America, 69962 msnm. Muchas Gracias. Saludos

· Hace 9 meses

Estimados se ha cometido un error en la altura de esta montaña. El Vn. Llullaillaco tiene una altura de 6739 msnm. Muchas Gracias Saludos cordiales....

cristian arias
cristian arias · Hace 9 meses

YA LO PASO AL ACONCAGUA?, QUE GRANDE YA TENEMOS LA MANTAÑA MAS ALTA EN SALTA JA

bagre chuzero
bagre chuzero · Hace 10 meses

Excelente ejemplo de aventura y querer.....

Joaquín Sagasta
Joaquín Sagasta · Hace 10 meses

No sabía que creció, claro está que no están determinadas perfectamente las alturas pero la mejor última medición del volcán es 6739. Por otro lado muy linda la nota y el relato de expedición! Felicidades a los montañistas!


Se está leyendo ahora