Las fuerzas de seguridad lograron detener al sospechoso del ataque, a Robert Lewis Dear, de 57 años.
El criminal asedió más de cinco horas a las personas y algunas de ellas lograron escapar. El intercambio de disparos con la policía fue intenso.
Los investigadores no saben hasta ahora si el homicida tenía alguna conexión con Planned Parenthood, una organización de clínicas comunitarias que proporcionan información y asistencia para el control de la natalidad y el aborto, y enfermedades de transmisión sexual.
Los registros de la cárcel indican que Dear deberá comparecer mañana, en la corte. Imágenes del periódico The Denver Post mostraron a un hombre alto con camiseta blanca al que se llevaban los policías cuando se rindió, mientras la nieve caía durante la noche helada.
Superada la amenaza, las autoridades volcaron su atención a inspeccionar los objetos no especificados que el agresor había dejado afuera del edificio, y otros con los que ingresó en el lugar, todos en bolsas
Entre los tres fallecidos en la masacre había un policía del campus Colorado Springs, de la Universidad de Colorado, según la policía. Garrett Swasey, de 44 años.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora