Cinco personas murieron y 36 resultaron heridas en un atentado suicida en el centro de Estambul, informaron fuentes oficiales, que advirtieron que la cifra de muertos puede aumentar debido a la gravedad de algunos de los heridos.
El atacante suicida, que llevaba un chaleco con explosivos, se detonó mientras caminaba por la céntrica calle Istiklal, por lo que se especula con que todavía no había llegado al lugar previsto, informó la cadena de noticias CNNTurk.
Si bien la primera información señalaba que el objetivo del suicida era un centro comercial cercano, fuentes de seguridad apuntaron que es probable que el verdadero destino fuera el edificio de la gobernación, ubicado a pocos metros de donde se produjo la explosión.
El número total de heridos alcanza los 36, 12 de ellos extranjeros, informó el ministro de Salud de Turquía, Mehmet Müezzinoglu, en una comparecencia ante los medios en la que precisó que siete de ellos están graves.
El gobernador de Estambul, Vasip Sahin, precisó que tres personas, además del propio atacante, murieron en el lugar, mientras que la quinta víctima falleció tras ingresar al hospital.
Fuentes de seguridad citadas por Europa Press señalaron que las primeras investigaciones apuntan a las milicias kurdas del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).
La policía evacuó tanto la calle Istiklal como la adyacente plaza Taksim, habitual punto de encuentro de miles de personas que realizan compras o acuden a las numerosas cafeterías y bares de la zona.
El domingo pasado una mujer suicida se detonó en un coche bomba en una céntrica zona de Ankara, matando a 37 personas en un atentado reivindicado por un grupo radical de la guerrilla kurda.
El último atentado suicida en Estambul fue cometido en enero contra turistas alemanes en la zona de la Mezquita Azul y fue atribuido a un integrante del grupo yihadista Estado Islámico (EI).
El acto no fue inmediatamente reivindicado, pero la prensa progubernamental lo atribuye al grupo yihadista Estado Islámico.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora