*

Cinco salteños votaron con los K
Cinco de los siete diputados nacionales salteños facilitaron el quórum en la sesión de ayer, en la que el kirchnerismo intentó mostrar que sigue en el poder, aunque esta vez debió hacerlo con la ayuda de los que parecían opositores acérrimos. Algunos gobernadores peronistas pidieron a sus diputados que se retiraran del recinto. Cuando se levantaron los tres de La Rioja, la cámara quedó sin quórum.
Urtubey, quien se muestra en sus declaraciones muy dispuesto a colaborar con el gobierno de Mauricio Macri no pidió, o no consiguió, que Susana Canela, Evita Isa, José Vilariño y Pablo Kosiner hicieran lo mismo.
A simple vista, es desprolijo votar de una vez y sin debate 96 proyectos a libro cerrado.
Salvo la reposición de beneficios especiales para empresas de la Patagonia, sancionada por decreto a principios de noviembre, ninguno de los otros proyectos parecía justificar la premura del oficialismo.
El kirchnerismo no logra digerir la derrota del domingo; por una parte, no se resignan a entregar el poder, al que consideran propiedad personal; por otra, saben que dentro del justicialismo se ha planteado una lucha interna que, necesariamente, derivará en un recambio generacional.
Así lo expresó Urtubey en un reportaje en la página digital de La Nación, donde invitó a respetar la decisión de la ciudadanía y propuso que la gente decida quiénes han de liderar al peronismo.
Sus diputados, ayer, demostraron que ellos no piensan de ese modo. O no hicieron caso, o el gobernador no les ordenó nada, como sí lo hicieron algunos de sus colegas.
La sesión no era otra cosa que una pulseada política en la que, esta vez, el oficialismo mostró fisuras que antes no tenía. Los jefes de bloque de la UCR, Mario Negri, y del PRO, Federico Pinedo, habían solicitado que se acordara un temario que facilitara la gestión del próximo gobierno. El presidente de la Cámara, Julián Domínguez, se negó. Fue una victoria a lo Pirro: con el pretexto de expropiación del hotel Bauen y de beneficios -cajoneados - para ex trabajadores de Petroquímica Mosconi, Gas del Estado, y Segba, los K lograron el apoyo del Frente de Izquierda, incluido el salteño Pablo López.
Los urtubeicistas no explicaron nada, pero podrían haber argumentado que se declaraban como edificios históricos la casona del Alto Molino, la escuela Julio Argentino Cornejo, de Campo Santo, y el feriado del 8 de febrero en homenaje al nacimiento de Martín Gemes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...