Cincuenta años después

15-09-2011 -

Luego de más de medio siglo de aquel golpe cívico-militar, cabe preguntarse qué paso con los niños, que de verdad eran los “únicos privilegiados”. Qué fue de nuestra juventud, de la educación, de la salud pública, de los mayores, de las jubilaciones, del empleo, de los planes de vivienda, del nivel de los salarios, de los recursos naturales, de los servicios públicos, del endeudamiento externo, de la soberanía política y de nuestra independencia económica.

El proyecto de país que comenzó a destruirse a sangre y fuego hace 56 años era el de distribuir para crecer; el de la visión política espacial del país; el del pleno empleo como garante del mayor nivel salarial; el de la integración latinoamericana. También era el que sostenía que el hospital público debía garantizar que la salud no fuese un negocio para pocos; el de la universidad gratuita y para todos; el de la ciencia y la tecnología; el de un país integrado; el de la planificación con sus dos planes quinquenales. Fue sin duda el que llevó, a más del 50 por ciento de la riqueza, la participación de los asalariados; el que mientras se construía el nuevo país, socorría con la transitoria e indispensable ayuda social; el de la solidaridad con los pueblos hambreados; el que llevó trigo y carne a la Europa devastada por la guerra; y el que tuvo la valentía de romper el bloqueo ignominioso e inhumano al que fue sometida España, después de la Segunda Guerra Mundial.

Pasó el tiempo y los argentinos nos preguntamos ¿qué hicieron de YPF, la petrolera estatal que en los años 50 había enviado técnicos para que Getulio Vargas en Brasil creara la Petrobras?, ¿qué fue del país quinto del mundo en tecnología aeronáutica? Los interrogantes también surgen respecto de qué fue de la Argentina que en 1949 construyó el gasoducto más largo del mundo, de su aerolínea de bandera premiada por la ONU por la calidad de su servicio, del país que construyó 76.000 obras públicas durante el Primer Plan Quinquenal, de aquel país que pudo levantar los grandes aeropuertos que aún están en servicio, del primer país latinoamericano que comenzó a investigar y desarrollar la energía nuclear con fines pacíficos. Qué fue de la red ferroviaria de 45 mil kilómetros, del Plan Siderúrgico Nacional, de Altos Hornos Zapla y Somisa, del Plan Energético Nacional y las grandes hidroeléctricas, de los minerales estratégicos, Fabricaciones Militares y las escuelas técnicas.

 

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Compartí

0

Te Puede Interesar

Comentá esta noticia