Un vehículo que define, por sí solo, un conjunto de valores y de aspiraciones, capaz de materializar la inteligencia y subordinarla a la belleza; de concebir una apuesta sin restricciones a la hora de disfrutar de la performance y, sobre todo, de los avances tecnológicos que ofrece.
El nuevo Citroën C4 Lounge propone un estilo elegante con un diseño innovador que integra una silueta equilibrada y robusta con un gran espacio interior.
Su diseño es fiel a los códigos de Citroën, principalmente gracias a sus líneas esculpidas, a su exclusiva firma luminosa, y a su luneta trasera convexa de original diseño que resaltan su modernidad y harán que su presencia no pase desapercibida.
Su silueta invita a recorrerlo con la vista para sorprenderse con los detalles, planos y curvas y también con el tacto.
Es un objeto de deseo, de una personalidad definida: compacto, elegante y racional.
La vista trasera rescata un diseño que logra un perfecto mix entre una silueta hatch y los patrones de un sedán, entregando un balance ideal entre un deportivo/familiar.
El ADN Citroën es visible en las determinaciones trascendentales, como la equilibrada tensión de sus líneas, y en los detalles sutiles.
Fue diseñado para que sus pasajeros y el conductor disfruten plenamente del tiempo a bordo.
El C4 Lounge es una actualización de gama para el sedán del Segmento C (compacto) de Citroën. Las mejoras se hicieron en los motores y las transmisiones de las versiones HDi y THP, que recibieron las evoluciones ya adoptadas por los nuevos Peugeot 308/408 Restyling Mercosur.
Los C4 Lounge 2016 se fabrican en la planta argentina de El Palomar y ya están a la venta en nuestro mercado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora