El 1 de diciembre último, un ACV cambió la vida de Enue Albornoz. Desde entonces, la mujer de 87 años no puede levantarse de la cama ni movilizarse por sus propios medios. Necesita con urgencia una silla de ruedas, que el PAMI no le provee como tampoco un acompañante terapéutico, sobre todo para atender la asistencia médica de esta mujer, que vive con su hija, Elizabeth, quien a su vez está con carpeta médica laboral debido a una hernia de disco.
Enue estuvo internada en el sanatorio Modelo hasta el 5 de diciembre. "Para trasladarla hasta casa tuvimos que pagar una ambulancia particular porque Paramedic -al servicio del PAMI para los traslados- dijo que no podía hacerlo porque el PAMI no le pagaba", recordó Elizabeth. Desde entonces, está en su casa, recuperada del accidente pero con un diagnóstico de atrofia cortical y alguna dificultad para mover su brazo y pierna derechos.
El 21 recién fue una médica de Mas Salud al domicilio a revisar a Enue. "Hasta entonces, yo pagaba una ambulancia particular para que la llevara al sanatorio a hacerse los controles y curaciones", señaló la hija.
El 9 de diciembre pasado, Elizabeth pidió por primera vez una silla de ruedas para su mamá en el PAMI.
"Me respondieron que no sería posible porque Julio, el encargado del área, estaba de vacaciones y regresaría el lunes 4 de enero", dijo la joven tras lo que cual recordó "la larga cola de viejitos esperando que le den una silla que había en el PAMI".
Llegada la fecha indicada, Elizabeth volvió por la silla de ruedas, a primera hora. "Va a tener que esperar hasta las 12 que Julio se reintegre porque viene del sur, donde fue a pasar las fiestas con sus familiares", fue la respuesta que recibió la joven. "En medio de mi desesperación e impotencia, llamé al PAMI de Buenos Aires, adonde me atendió muy amable una mujer que tomó los datos de mi mamá en procura de buscar alguna solución y me dijo que no es verdad que la Nación no manda el dinero al interior", contó.
Tan frustrantes como las anteriores fueron las gestiones de Elizabeth ante la obra social para conseguir un acompañante terapéutico. "Esto no es un capricho, yo soy sola com mi mamá y ando con el corset ortopédico, no puedo hacer esfuerzos y, además, cuando vuelva a trabajar, ella quedará sola", relató la joven.
"Un acompañante terapéutico te va a demorar dos meses por lo menos porque acá no tenemos plata, volvieron a decirme, mientras yo hago lo que puedo con mi mamá", dijo Elizabeth. Señaló luego: "Recién el 22 o 23 empezó a venir la enfermera, lo que para mí es un enorme alivio, tanto para mi salud cuanto para nuestra economía porque hasta ese momento, a la enfermera también la pagábamos nosotros, igual que a la fisioterapeuta hasta la semana pasada cuando empezó a venir una de la obra social".
Ahí en el PAMI nadie sabe nada", resumió. "Los afiliados vamos una y cien veces, soportamos cualquier trato y cualquier respuesta, mientras en casa o en los sanatorios nuestros viejos padecen. Si no tenés plata para afrontar los gastos en forma particular, morís en esa burocracia. Yo creo que tendrían que intervenirlo", remarcó Elizabeth.

Los teléfonos
Enue y Elizabeth confían en que lo que el Estado no les proporciona a través de la obra social, lo pueden tener a través de la solidaridad de los salteños, particulares o instituciones.
Por cualquier ayuda, los interesados pueden llamar a los teléfonos 387 4319048 o 154 1300080.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Nely Soto
Nely Soto · Hace 10 meses

PORQUE EN SALTA U OTRA PROVINCIA DEL NORTE EL PAMI ES TAN RATON O LA GENTE NO SIRVE, DIGO LOS QUE ADMINISTRAN O NO LES PROVEEN DE NACION LO QUE LES CORRESPONDE, EN NEUQUÉN DE 10, ENTONCES LEY PAREJA NO ES RIGUROSA Y MAS ALLA QUE HAY TANTAS NECESIDADES.-


Se está leyendo ahora