Claroscuros de las sociedades offshore

Julio Moreno

Claroscuros de las sociedades offshore

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), integrado por cientos de periodistas de todo el mundo y el diario alemán Sddeutsche Zeitung, examinaron más de 11 millones de documentos internos del estudio y consultora Mossack Fonseca radicado en Panamá y que, junto a bancos internacionales como los suizos UBS y Credit Suisse y el británico HSBC ayudaron en la creación de sociedades offshore.
La publicación (parcial hasta ahora) de los nombres de los titulares de estas cuentas, documento conocido como "Panamá Papers", generó un gran escándalo internacional ya que demostró cómo los bancos y los prestadores de servicios de los paraísos fiscales trabajan en forma conjunta.
De acuerdo a la información analizada se pudo conocer en su mayoría a partir de la década del 90, que en más de 500 bancos, sus sucursales y filiales se registraron más de 15.600 sociedades cuyos trámites realizó la consultora Mossack Fonseca.
El ICIJ, en su informe, explicó que si bien muchas de estas sociedades se emplearon para fines legítimos, muchas otras enmascararon actividades delictivas o cuestionables al servir de pantalla para dictadores, traficantes de droga o terroristas.
Las reacciones de varios gobiernos al conocer la nacionalidad de los titulares de estas cuentas fueron bastante duras, ya que afecta el sistema financiero de cada uno de ellos. Entre estos se destacó el de los EEUU, que dijo tomarlo muy en serio y se comprometió a revisar las denuncias de corrupción que pudieren tener un vínculo con el país o su sistema financiero y que se deriven de la información develada por la filtración de documentación contenida en Panamá Papers.
Es de destacar que el discurso del gobierno de Barack Obama hace hincapié en la necesidad de mayor transparencia en el sistema financiero internacional, considerando que esa transparencia es clave para terminar con la corrupción y la financiación de organizaciones terroristas. La Procuraduría de Panamá respondió que los EEUU cuentan con sus propios paraísos fiscales, y que son mucho mayores que los del país centroamericano.
Ante este acontecimiento, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) instó a Panamá a aplicar con carácter de inmediato los estándares internacionales fijados en los últimos años para la transparencia financiera.
Similar advertencia realizó el Foro Global sobre la Transparencia y el Intercambio de Información, al opinar sobre los riesgos de países como Panamá, que no cumplen con los estándares internacionales fijados en estos últimos años sobre transparencia fiscal.
Según el ICIJ en el mundo existen 214.000 empresas opacas que ayudaron a crear sociedades pantallas presuntamente destinadas a esconder fondos y al lavado de dinero.
Los refugios
Los paraísos fiscales son países o territorios que ofrecen a personas y/o sociedades extranjeras que depositen sus dineros o realicen inversiones garantizando estabilidad política, económica y poca o ninguna carga tributaria. También aseguran que entregarán poca o ninguna información financiera a las entidades extranjeras especialmente las fiscales. Depositar dinero en un paraíso fiscal puede evitar a los residentes extranjeros la obligación de pagar impuestos en sus países de origen aprovechado quizá un régimen que más los beneficie. Es aquí cuando surge la pregunta si depositar dinero, o realizar inversiones en un paraíso fiscal es legal o ilegal.
Las inversiones son legales cuando los titulares y las sociedades offshore que registraron movimientos u obtuvieron ganancias en el extranjero son a su vez declaradas en sus países de residencia y, por lógica, pasan a ser ilegales cuando no se las declaran.
Cualquier persona física o jurídica debe pagar impuestos por el desarrollo de sus actividades locales y por lo que gana en otras partes del mundo. Respecto a las utilidades de fuente extranjera, existen convenios para evitar la doble imposición del tributo, es decir que no se paguen dos veces por el mismo hecho imponible o inversión.
La Ley del Impuesto a las Ganancias en Argentina, por ejemplo, establece que los sujetos residentes en el país tributan sobre la totalidad de las mismas obtenidas en el país o en el exterior, otorgándoles sobre estas últimas la posibilidad de computar como pago a cuenta las sumas efectivamente abonadas por gravámenes análogos sobre sus actividades realizadas en el extranjero con ciertas restricciones
Pero lo tentador de los paraísos fiscales es que no preguntan el origen de los fondos y el escaso o nulo impuesto que se debe pagar, por consiguiente el no declararlo se transforma en un hecho tentador e ilegal.
"Argentina no considera a Panamá como paraíso fiscal porque tiene convenios de intercambio mutuo de información"
.
Cuáles son los paraísos fiscales
Dependiendo del grado de información tributaria bilateral, un país o región puede ser considerado o no paraíso fiscal. Para la Comisión Europea, son paraísos fiscales Andorra, Liechtenstein, Guernsey, Mónaco, Islas Mauricio, Liberia, Seychelles, Brunéi, Hong Kong, Maldivas, Islas Cook, Nauru, Niue; Islas Marshall, Vanuatu, Anguilla, Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Bermuda, Islas Vírgenes Británicas, Islas Caimán, Granada, Montserrat, Panamá, San Vicente y las Granadinas, San Cristóbal y Nieves, las Islas Turcas y Caicos y las Islas Vírgenes de EEUU.
En cambio Argentina y España no consideran a Panamá como paraíso fiscal porque mantienen convenios de intercambio mutuo de información, es decir no lo consideran al país envuelto en el reciente escándalo Panamá Papers. También Francia tiene la intención de poner a Panamá en su lista particular.
Razones para abrir una cuenta offshore
Como primera medida es necesario aclarar que si cualquier persona física o jurídica que quiera abrir una cuenta en cualquier lugar del mundo lo puede hacer, si está declarada en su lugar de residencia es totalmente legal. La ventaja de abrir en los paraísos fiscales es que estos no brindan información a terceros. Tampoco les exigen que declaren el origen de estos fondos, cosa que otros países ponen determinadas condiciones para que realicen inversiones. También, abrir una cuenta offshore puede estar relacionado con los problemas económicos por los que atraviesa un determinado país.
Que los inversores o ahorristas lleven sus acreencias a otros países o paraísos fiscales hace mucho mal al país donde fueron obtenidos ya que los mismos son necesarios para generar nuevos emprendimientos y fuentes de trabajo.
El dinero proveniente del narcotráfico u otras operaciones ilegales para su posterior lavado es decir insertarlo al sistema financiero internacional es bien recibido en los paraísos fiscales, razón por la cual son mal vistos estos territorios por la mayoría de los países que necesitan fortalecer su economía formal o legal.

¿Qué te pareció esta noticia?

Compartí

0

Te puede Interesar

Comentá esta Noticia