El secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj, estuvo en Salta para firmar un convenio de colaboración con el Gobierno de la Provincia.
En diálogo con El Tribuno, el funcionario se refirió a los femicidios y consideró que se necesitan indicadores reales para enfrentar el problema.
Además, aseguró que el presidente Mauricio Macri se refería a la corrupción cuando dijo que había que terminar con "el curro de los derechos humanos" y consideró que no tiene sentido discutir sobre cuántos son los desaparecidos porque "el número 30.000 es emblemático". "Entendemos que el Presidente se va a reunir con las Abuelas de Plaza de Mayo"
Salta está en emergencia por violencia de género. En el país hay sectores que están reclamando que se declare una emergencia también a nivel nacional ¿Qué opina?
Que sí, que es un tema que nos preocupa. Estamos debatiendo y conversando con diferentes ministerios y creo que tenemos que tomar una política muy activa con el tema de violencia de género.
Tenemos, de hecho, en la Secretaría de Derechos Humanos, el registro de femicidios. En función de la experiencia recogida, estamos creando un observatorio para poder tener indicadores reales sabiendo que no hay.
"En Buenos Aires la zona roja funcionó. Hay que analizarlo en cada provincia"
Hay una cultura de la medición en Argentina... El Indec es un tema, pero la situación abarca a todas las mediciones. Cada provincia mide como puede o quiere distintos temas como violencia de género, diversidad sexual, violencia infantil o institucional. Estamos trabajando en función de tener un observatorio para abordar el tema.
Entonces no descarta que pueda haber una emergencia...
No descarto. Y eso también va a surgir de reuniones que estamos haciendo con ministros, secretarios y gobernadores de cada provincia que nos están trasladando sus preocupaciones. El tema de la violencia de género surge permanentemente.
Con respecto a los casos de lesa humanidad, hay preocupación de algunas organizaciones porque profesionales que trabajaban en el Estado en el seguimiento de estas causas fueron desvinculados.
Pero eso fue reparado. Se está haciendo una revisión muy detallada de todo el personal. Recibimos muchísima gente, una plantilla de casi 1.300 personas en Derechos Humanos. Había gente que no venía a cumplir su horario de trabajo, duplicación de funciones, muchísimos contratos celebrados en el último cuatrimestre del año y muchísimas contrataciones que tenían que ver con la política y no con la expertis.
Sí es cierto que en ese reacomodamiento habían quedado abogados de distintas provincias fuera del circuito del Gobierno, pero ya fueron reintegrados. De hecho en Salta se están llevando adelante los juicios y los abogados están trabajando con plena libertad.
¿Consideran que no va a haber un parate en estas causas?
"Creo que con Milagro Sala hubo una decisión de la Justicia y no de la política"
Eso tiene que ver con la campaña electoral del miedo y con el prejuicio que se estableció frente a nuestro posible gobierno y a nuestro gobierno después de diciembre sin ningún tipo de sustento.
Lo dijo el presidente al día siguiente de asumir y lo dije yo infinidad de veces. La realidad lo está demostrando. Los juicios continúan. Los abogados están. La Secretaría sigue siendo querellante.
Los juicios de lesa humanidad y las leyes reparatorias son política de Estado. Nosotros no venimos a modificar absolutamente nada de eso.
¿El Presidente se va a reunir con las Abuelas de Plaza de Mayo?
Entendemos que sí. La reunión no se pudo hacer por temas de agenda y de oportunidad. Vuelvo a decir que nuestro principio es el diálogo, así que naturalmente se va dar con todos los organismos, no solamente con Abuelas.
Nosotros seguimos con la Conadi (Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad) en la búsqueda de los nietos, lo que me parece una cuestión importantísima. Seguimos con los programas de lesa humanidad y el programa de verdad y justicia. Así que no hay nada que impida que ese diálogo se dé naturalmente.
Usted señaló que hubo una campaña de miedo, pero también coincidió que Mauricio Macri se refirió al tema de los derechos humanos y dijo que había "un curro".
Eso él lo explicó muy bien y yo también cuando tuve oportunidad. Tenía que ver, no con una acusación a los organismos sino con un mal uso del Gobierno con respecto a la política de derechos humanos.
Estamos en contra de toda cooptación, tanto ideológica como económica. Los derechos humanos son de la gente, no de un gobierno.
A eso se refería. Así como han aparecido actos de corrupción desde el Gobierno en otras áreas... a eso se refería el presidente. Y los datos concretos tienen que ver con Madres de Plaza de Mayo, Sueños Compartidos y la Universidad de Madres de Plaza de Mayo, que tiene una deuda previsional millonaria.
Puedo dar fe de que es así. Sueños Compartidos robó millones de pesos al erario público. Tiene que ver con eso y con la apropiación mal hecha de la política del Estado hacia esos organismos.
Con respecto a las declaraciones del ministro de Cultura porteño, Darío Lopérfido, que cuestionó que los desaparecidos sean 30.000...
No lo convalidamos. Yo lo dije públicamente. Lo importante acá es que en Argentina se puede debatir dentro de un mismo espacio. No hay alineamientos automáticos. Estos es una buena noticia.
Es cierto que la opinión de un funcionario tiene más peso que la de cualquier otro. También es cierto que yo lo he salido a decir y el jefe de Gobierno de la Ciudad también ha salido a no compartir...
Tenemos claro que estamos hablando de terrorismo de Estado. El número 30.000 es emblemático y ya está instalado en la cultura y la conciencia de la sociedad argentina. No tiene ningún sentido discutir por 30, 10.000 o uno.
"El tema del aborto está instalado en la sociedad. La política no lo ha madurado"
Es cierto que la Conadep (Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas) tiene 9.000 denuncias recibidas. El monumento a las Víctimas de Terrorismo tiene cerca de 11.000, pero hubo muchos casos que no se denunciaron y hay denuncias que están en curso de investigación. Pero ya a esta altura, 40 años después, el número no tiene ningún significado.
¿Le parece que crear una zona roja puede ser una buena solución para la cuestión de la prostitución?
A esto hay que analizarlo bien en cada provincia de acuerdo a su idiosincrasia. En la Ciudad de Buenos Aires, donde yo tengo experiencia, ha funcionado bien. No quita que hay gente que está en contra. Es un tema de debate.
Pero frente a una realidad que existía, se ha convenido con las mismas organizaciones y con asociaciones barriales y se ha trasladado a Palermo, donde funciona hace varios años y donde hay un compromiso de la Ciudad que tiene que ver con la higiene y la Policía que cuida.
Tiene que ver con la cultura, la tradición y la concepción de cada ciudad. En Buenos Aires funciona.
Lo que sí quiero decir, es que no hay que desviar con el debate por la zona roja el tema real de la prostitución. No hay que victimizar... Generalmente donde hay prostitución hay atrás una red de trata, hay un proxeneta que se sirve. Debemos ser claros en que el problema que tenemos que enfrentar es ese.
¿Cree que en la Argentina estamos en condiciones de debatir el tema del aborto?
Es un tema que está instalado en la sociedad. Todavía la política no lo ha madurado lo suficiente.
Hay posiciones a favor y posiciones en contra. De hecho hay protocolos para el aborto no punible. Pero creo que los debates hay que esperar que vayan madurando solos. Hoy está instalado en la mesa. Seguramente en algún momento va a surgir.
Con respecto a la edad de imputabilidad de los chicos, ¿piensa que hay que sostenerla como está o que es posible bajarla?
Este punto, creo que hoy no es tema de debate. Tenemos que trabajar fuertemente en la prevención. No creo que la discusión pase por bajar la edad de imputabilidad.
Sobre la protesta social, ¿cree que a partir de la detención de Milagro Sala la gente siente que hay un suerte de persecución a los militantes y a los que se quieren expresar?
Creo que hay que ser cuidadoso cuando se dice "la opinión de la gente". Hoy mayoritariamente la gente está acompañando a la Justicia jujeña que ha tomado la decisión.
Creo que no estamos ante un hecho de criminalizar la protesta, cosa de la que estoy en contra.
Creo que aquí hubo una decisión de la Justicia y no de la política de poner en prisión a Milagro Sala por innumerables denuncias.
Soy respetuoso. Hay un proceso judicial que está funcionando porque hay un fiscal, defensores y jueces interviniendo. Y Derechos Humanos está garantizando que su integridad física no sea vulnerada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


laverdad argentina
laverdad argentina · Hace 9 meses

https://www.youtube.com/watch?v=pRZ4794hHzQ&feature=player_embedded

pastor camperos
pastor camperos · Hace 9 meses

Q,,Ç󬬬odos so¬¬ apare¬¬tar bue¬¬os fu¬¬cio¬¬arios.,Aplicar teorias sabe¬¬, eso ¬¬o sirve La teoria se çu¬¬¬ple ape¬¬as 40% de vida real..De sirve crear declarar e¬¬¬erge¬¬cias, secretarias re ço¬¬tra secretarias..Ma¬¬ga de i¬¬serbibles..Çua¬¬do va¬¬ ha pe¬¬sar e¬¬ dividir e¬¬ regio¬¬es el territorio Nac, y aplicar accio¬¬es directas..Bla, bla,,no sirve..!!!


Se está leyendo ahora