En Tartagal la semana comenzó con novedades: la clausura que hizo Bromatología de la comuna de las cuatro embotelladoras locales de agua. Por distintas razones, ninguna cumplía con las exigencias del Código Alimentario Nacional e inclusive están en falta con normas municipales. Tres de ellas ya fueron rehabilitadas y solo queda una en falta. Mientras, las fábricas de juguitos y helados también están en la mira.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora