Lo ideal para lograr un rincón cálido y acogedor es contar con una luz específica, ya que si librás al azar el tema de la iluminación, podés esforzar y cansar tu vista. Por eso te ofrecemos los mejores tips para disfrutar de un buen libro cuidando la visión:
- La mejor luz para leer es la que ilumina al libro desde arriba. Te recomendamos buscar una lámpara de pie alta.
- Si preferís leer recostada, podés optar por una lámpara de mesa más pequeña que te resultará práctica y cómoda.
- Para ganar en comodidad también te aconsejamos buscar piezas flexibles, con cabezal y altura ajustable para dirigir la luz adonde la necesités.
- Un punto importante es la lámpara que vas a utilizar. Siempre elegí las de bajo consumo y pedí asesoramiento al comprarlas. Los watts deberán variar de acuerdo a si tenés vista normal, vista cansada, usás anteojos o tenés alguna otra particularidad ocular.
- Las lámparas con arco son grandes aliadas a la hora de leer y pueden resultar una excelente opción que suma funcionalidad y valor decorativo por su moderno diseño.
- Otra cosa a tener en cuenta a la hora de armar un rincón de lectura es la entrada de la luz natural. Hay que contemplar cómo se comportan los rayos de sol y cómo van ingresando en el sector a lo largo del día para en función de ello, elegir el artefacto adecuado.
- El lado del que proviene el foco de luz también es importante. Las personas diestras idealmente deben recibir la luz por encima del hombro izquierdo, especialmente si leen sentadas en una mesa, mientras que las zurdas estarán más cómodas leyendo o estudiando si la luz les llega desde el lado derecho. Lo ideal es que la luz parta de la altura de nuestros ojos aproximadamente.
- Si la habitación es oscura no es bueno leer con una sola lámpara enfocada en el libro. Lo mejor es tener una luz suave para iluminar el conjunto del ambiente y suplementar con una luz directa sobre el libro.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Comentá esta noticia