El aumento del 40% de medicamentos y descartables médicos, acumulado entre octubre de 2015 y marzo último, fue devastador para las entidades nucleadas en la Asociación de Clínicas y Sanatorios Privados de la provincia de Salta (Aclisasa), según consignó su presidente, Matías Ormeño. Dijo que "fue algo sin precedentes" y que no recuerda similar impacto en 10 años.
"Esto nos afectó muchísimo más que el ajuste en los servicios de gas y luz; los medicamentos son una pieza vital en nuestra actividad", remarcó. Consignó, no obstante, que a partir de abril la situación "se estabilizó" y explicó: "No es que los precios bajaron, obviamente, lo que pasó es que no se volvieron a registrar aumentos".
Ormeño señaló que también sufrieron "algunos problemas de importación con medicamentos básicos como es el suero, un insumo vital para nosotros. En los últimos tres años hemos tenido problemas, no del suero en sí porque se hace en Argentina sino con los envases. Tuvimos tremendos problemas de importación, lo que hizo que los sueros sufrieran incrementos desproporcionados de un día para el otro. Se han registrado subas de hasta un 150% en los dos últimos años".
"Estamos en una pequeña estabilidad en materia de precios a nivel de insumos que esperamos seguir teniendo", estimó.
Aclisasa nuclea a 10 clínicas de la Capital e interior y entre el 70 y el 75 % de prestadores de las clínicas de la provincia.
Tarifazo
Sobre los aumentos de los servicios, Ormeño comentó: "No somos grandes consumidores de gas, pero igual hemos visto incrementadas nuestras facturas en el 1.000%". Si bien el Gobierno nacional puso esta semana un tope de 400% a las nuevas boletas, Ormeño consideró que sigue siendo alto el incremento.
El tarifazo se hizo sentir en las facturaciones de energía eléctrica que se dispararon un 80% en los últimos seis meses tras la quita de subsidios. En la estructura de costos de las clínicas tiene más peso ese servicio que el gas.
"De un presupuesto global operativo de un sanatorio, la factura de electricidad es un 4 a 5 por ciento, un monto muy importante", dijo Ormeño. La tecnología médica, por cierto, demanda elevados consumos.
En la habitual reunión de los martes del consejo directivo de Aclisasa se dedicó un tiempo especial al análisis de las nuevas facturas de los servicios, dijo Ormeño. Y consignó: "Por supuesto que este tema de los aumentos de los servicios no nos afectó de manera significativa, pero no quita que sean totalmente desproporcionados para nuestra realidad". Indicó además que se pactó con las obras sociales un incremento de un 15 a un 20 por ciento para el año. "Pero con estas novedades hemos visto que eso ya se consumió", señaló.
Los números siguen sin cerrar en las centros médicos. Días atrás se pautó el aumento salarial con el gremio ATSA. Se acordó un 35 por ciento a liquidar en tres escalas: un 20% en julio, 11% en noviembre y 4% en diciembre. Se trata de uno de los porcentajes más altos de las paritarias. Al respecto, Ormeño admitió que los salarios del sector venían con cierto atraso. Por ello, años anteriores se fijaron 32% y 34%.
Despidos, por ahora no
El presidente de la entidad que nuclea a las clínicas dijo no tener conocimiento sobre despidos de personal en alguna de las entidades asociadas. Tampoco hay incorporaciones. "Inclusive, algunas clínicas habían iniciado mejoras edilicias que tuvieron que dejar en suspenso. Hay casos con serias dificultades financieras pero todavía no llegaron al extremo de tener que despedir personal".
"Tenemos la expectativa de que no sigan habiendo aumentos desmesurados porque si es así podremos volver a pensar en algún tipo de inversión. Pero lo primero es que haya estabilidad en materia de precios de insumos", subrayó.
Ante otra consulta, Ormeño señaló que la cadena de pagos de la obra social provincial (IPS), el principal cliente de la salud privada, no se rompió, aunque presenta un atraso de 15 días, en promedio. "Las clínicas y sanatorios siguieron prestando con normalidad, pero tenemos que ver que esa demora, más los plazos de pago que hoy tiene la obra social, pasan entre 75 y 90 días para el cobro. Es una cadena bastante larga que se siente mucho más en tiempos como éstos", enfatizó.
Mejoras par pacientes
erminó el martes pasado la capacitación sobre atención al paciente organizada por Aclisasa, que surgió como una necesidad de las clínicas asociadas a través de un estudio de diagnóstico. Se buscó saber cuáles eran las falencias en el servicio de atención al paciente, es decir, aquellas personas que tienen el primer contacto con la gente que llega para hacerse atender, sea en sanatorios y clínicas privadas, como en hospitales y centros de salud, de la Capital y del interior. "Hemos visto falencias, y la verdad es que las personas que se atienden salen de lo común porque siempre llegan a la consulta por algún problema, de más o menos gravedad, con distintos niveles de estrés. Es un punto muy importante al que le vamos a dedicar varias capacitaciones".
Se hicieron seis talleres en tres semanas, se trabajaron temas como comunicación con el paciente, empatía y administración de tiempos del enfermo.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora